Miriam Gutiérrez, reina del mundo

Gana el cinturón de campeona del mundo interina del peso ligero en versión de la WBA

Cipriano Pastrano (nombre del dueño)Cipriano Pastrano

Lo primero que hizo Miriam Gutiérrez al escuchar las puntuaciones de los jueces fue ir a abrazarse a Jero García. Jero es mucho más que su entrenador, es su hermano y su mitad deportiva. Y Miriam es campeona del mundo interina del peso ligero en versión de la Asociación Mundial de Boxeo.

Ella misma declaraba al final que ha la noche de su victoria mundial se había levantado sobra un "boxeo extraño", en clara referencia a una rival que estaba más preocupada en embrollar la pelea que en demostrar su cintura, pegada y baile, que es lo que se le exigía. Pero Miriam, salvo instantes puntuales, supo imponer la técnica, las esquivas, lo que hace de un púgil algo más que un pegador. Con serenidad tomó el pulso a su adversaria y fue adueñándose del combate desde los primeros compases del primer round.

Salvo un impacto puntual, que recibió en el último round, y que hizo a muchos temblar, lo tuvo todo bajo control. Comenzó castigando a la venezolana desde el interior, haciendo que sus golpes curvos terminaran describiendo una parábola inútil en el aire. Después regresó al uno-dos, a abrir la guardia y a castigar la mandíbula de su oponente con rápidas manos. Entretanto, la aspirante sólo oponía resistencia y una serie de abrazos que ensució un match que debía haber sido más lucido y bonito.

Miriam iba sumando puntos asalto a asalto. Y, a la vez, perdiendo la paciencia con Keren Batiz, su rival, que se marchó enfadada al escuchar el veredicto de los jueces. "Eres la reina del mundo", le gritaban a Miriam, arropada por los suyos en la sala Mandalay del Casino Gran Madrid. Una reina con el cinturón de campeona del mundo interina de la WBA.