Las lágrimas de Jordi Alba tras lesionarse por tercera vez esta temporada

Apenas aguantó unos minutos en el campo en el partido contra el Getafe

Jordi Alba corrió hacia atrás a por una pelota y notó algo en la zona de los aductores. Miró al banquillo y pidió el cambio, que tardó unos minutos en llegar. Incluso habló con Júnior, sus sustituto, que ya estaba calentando en la banda, para que acelerara. Finalmente, justo en un balón que le tiraron a él se tiró al suelo. Llegó el cambio y en el banquillo se echó las manos a la cara y lloró, como puede verse en la imagen que acompaña a esta información. No se sabe todavía los días que tendrá que estar de baja. Es la tercera lesión del curso para él: la primera, en el muslo, en octubre, le tuvo fuera 17 días (4 partidos) y la segunda, en diciembre, fueron 37 (6 partidos).