Atlético de Madrid

Atlético de Madrid

El Calderón ya es historia, se tiró su última grada: “La primera vez que entré con mis hijos... ¡Esa cara!”

Muchos aficionados lloran el adiós de un campo mítico para el Atlético, que disputó allí su último partido en 2017 y se trasladó al Metropolitano.

Una grúa derriba la última grada y fachada en pie durante las obras de demolición del estadio Vicente Calderón
Una grúa derriba la última grada y fachada en pie durante las obras de demolición del estadio Vicente CalderónAlberto R. RoldánLa Razon

Se acabó. El estadio Vicente Calderón, mítico campo donde el Atlético de Madrid y sus aficionados han ganado, han perdido, han sufrido, han llorado y han reído está completamente derruido. Quedaba una grada, el esqueleto de ella, que innumerables seguidores inmortalizaron con una foto. Desde hoy, 6 de julio de 2020, ya no queda nada.

Correa fue el autor del último gol del Atlético en el Calderón en una tarde en la que el protagonista fue Fernando Torres con su doblete y en la que Griezmann era la estrella del equipo rojiblanco. Ha pasado tiempo. Fue el 21 de mayo de 2017 y el equipo de Simeone se impuso al Athletic (3-1). Entonces se procedió al traslado al Wanda Metropolitano, un campo del siglo XXI, moderno, espectacular, pero en los primeros días los aficionados todavía decían eso de: “No es lo mismo”. Poco a poco, el estadio situado en el barrio de San Blas va cogiendo el color de la antigua sede, el sentimiento, sobre todo, y también se han vivido ya jornadas históricas, como el reciente triunfo contra el Liverpool, el campeón de Europa. Cada encuentro de esos, los protagonistas, Saúl, Koke y compañía, repiten lo mismo: “Ha recordado a las viejas noches del Calderón”. Lo que el Metropolitano ha heredado del antiguo estadio es la temperatura: la sensación de frío en invierno que los aficionados combaten saltando y animando a los suyos. Ya no está al lado el Río Manzanares, que hacía que aumentara esa sensación, pero da igual.

El estadio se inauguró el 2 de octubre de 1966 con un partido ante el Valencia que terminó en empate a uno. El primer gol lo marcó Luis Aragonés, quién si no. Su nombre era el más repetido en el Calderón como lo sigue siendo en el Metropolitano, aunque recientemente, tras vencer al Alavés, Simeone ha superado al “Sabio” como el técnico con más victorias en el Atlético, 195, a las que ahora suma una más. El Atlético jugó más de 1.200 partidos en el viejo Calderón y las noches inolvidables son numerosas: la triunfal trayectoria hasta la final de Bruselas en 1974, especialmente la semifinal contra el Celtic de Glasgow; la final de la Copa Intercontinental contra el Independiente con los goles de Adelardo y Ayala; la Liga de 1973, la final de Copa de 1975 ante el Real Madrid, el “doblete” de 1996, la caída al “infierno” de Segunda, el retorno dos años después, la reciente gran etapa de Simeone en banquillo, en la que se estuvo a punto de tocar el cielo en las finales de la Champions de Lisboa y Milán y con el que también el Atlético conquistó una Liga... Los recuerdos se amontonan en la cabeza de aficionados como Sergio, atlético de toda la vida, tanto él como toda su familia. “A nivel personal un recuerdo es cuando entré con mis hijos por primera vez... ¡Esa cara! Y futbolístico, la vuelta de Champions contra el Barcelona. Había muchas bajas, pero el estadio rugía y llevó en volandas al equipo. Marco Koke ese gol que nos daba el pase a semifinales, histórico e impensable en aquel momento, en 2014. Temblaba el Calderón de ver a los guerreros del Cholo salir victoriosos”, recuerda Sergio, que acude a una cita de una canción de Pereza para definir al estadio que ya no está: “Eres mi rincón favorito de Madrid”.

Fue la casa del Atlético y mucho más el Calderón, escenario de 14 finales de Copa, una de las sedes del Mundial de España en 1982 o protagonista de conciertos de músicos como los Rolling Stones, Madonna, Michael Jackson... Quién sabe si en los pisos que se construirán ahora en esos terrenos se seguirá escuchando de fondo el: “Yo me voy/al Manzanares/al estadio Vicente Calderón...”.