Zidane ha renunciado a 42 millones de euros del Real Madrid

Es la tercera vez que el francés se va del club con contrato en vigor

Zinedine Zidane pone fin a su tercera etapa en el Real Madrid.
Zinedine Zidane pone fin a su tercera etapa en el Real Madrid.Peter PowellEFE

La libertad tiene un precio y Zinedine Zidane está dispuesto a pagar con ella. Tiene el privilegio de poder decidir qué hace con su vida y los sacrificios económicos los asume con naturalidad quien siempre se ha movido por sus sensaciones. Puede permitirse tomar sus decisiones sin pensar en el bolsillo y Zidane utiliza ese lujo para estar solo donde quiere. Si sus sensaciones no son buenas, si algo no le gusta, se da media vuelta y se despide, aunque ello suponga renunciar a decenas de millones de euros. Es el privilegio que poseen los que tienen la vida en sus manos. Y hace ya demasiados años que la vida de Zidane solo la manejan él y su familia.

Es la tercera vez que se va del Madrid con contrato en vigor, una como jugador y dos como técnico. A la renuncia deportiva que supone abandonar un club de la dimensión del Real Madrid hay que añadir las consecuencias económicas que han tenido esas tres salidas.

El 25 de abril de 2006, Zidane anunció que se retiraría después del Mundial de Alemania. “Después del Mundial de dejaré de jugar al fútbol. No quiero empezar otra temporada para jugar como en esta o como en la pasada, en la que no se han alcanzado los objetivos”, declaró aquel día Zidane, quien aseguró que era una decisión “reflexionada con madurez”. “Hace dos años que no hay resultados y eso es importante en un club como el Madrid. Cuando no se alcanzan los objetivos te planteas cosas. No quiero empezar un tercer año sabiendo que no puedo hacerlo mejor que hasta ahora”, insistió. Tenía una temporada más de contrato y no dudó en renunciar a los seis millones de euros de salario para hacer realidad su deseo de abandonar el fútbol.

La segunda renuncia de Zidane llegó el 31 de mayo de 2018, solo cinco días después de ganar en Kiev al Liverpool (3-1) su tercera Champions consecutiva como entrenador. “Creo que es el momento para mí, para la plantilla y para el club. Sé que es raro, pero había que hacerlo en este momento”, argumentó entonces.

“Este equipo debe seguir ganando y para eso necesita un cambio. Después de tres años necesita otro discurso, otra metodología de trabajo. Por eso tomé esta decisión. Hoy es el momento de cambiar, por eso he tomado esa decisión”, explicó. “No veo tan claro seguir ganando este año, por eso si tengo la sensación de que no voy a ganar, hay que hacer un cambio. La culpa la puedo tener yo. Tomo la decisión y ya está. Si yo no veo claramente que vamos a seguir ganando, llega un momento en el que es mejor cambiar y no hacer tonterías”, insistió.

Los que conocen a Zidane saben que cuando toma una decisión no hay marcha atrás. “Cuando Zizou toma una decisión solo podemos asumirla y respetarla”, dijo aquel día Florentino Pérez.

Zidane se muestra firme en sus decisiones y asume las consecuencias que conllevan, como fue en aquel caso renunciar a los dos años de contrato que tenía con el Real Madrid y a los 24 millones de euros, 12 por temporada, que debía percibir en ese tiempo.

El 11 de marzo de 2019, solo 284 días después de su marcha, Zidane regresó al Madrid para sustituir a Santiago Solari. Firmó hasta 2022 y ahora, cuando todavía tenía una temporada de contrato, decide marcharse y renunciar a los 12 millones de euros de su salario.

Zidane se ha ido tres veces del Real Madrid por decisión propia y esa libertad de decidir cuándo se va le ha costado 42 millones de euros, un precio que él puede permitirse el lujo de pagar.