Fútbol

La culpa no es de Morata

España ha empatado a cero sus dos últimos dos partidos. Desde el regreso de Luis Enrique ha marcado los mismos goles en dos partidos, las goleada ante Ucrania y Alemania, que en los diez encuentros restantes

Jordi Alba consuela a Morata
Jordi Alba consuela a Morata FOTO: Kiko Huesca EFE

No es el fútbol, es el gol el problema de España y el símbolo de esa falta de acierto es Morata. El delantero de la Juventus se marchó del campo sustituido en la segunda parte con la sensación de que había tenido el gol de la victoria en los pies. Parte del público le pitó, igual que le había sucedido en el Metropolitano en el amistoso ante Portugal. Los silbidos a Morata contrastaban con la indiscutible ovación con la que el público de España recibió a Gerard Moreno, el otro “9” de España.

El mano a mano que Morata falló ante Olsen, el guardameta sueco, no es más que la escenificación de la superioridad impotente de España ante los suecos. Lo dicen los números, la Roja disparó trece veces por sólo dos de los suecos, que estuvieron muy cerca de marcar en esas dos ocasiones. Una costumbre que empieza a repetirse en los partidos de la Roja.

Desde que Luis Enrique regresó al banquillo en septiembre del año pasado, a España le cuesta marcar goles. Ha conseguido veinte en doce partidos, pero diez de ellos los marcó en sólo dos encuentros, el 6-0 ante Alemania en La Cartuja y el 4-0 con el que recibió a Ucrania en Valdebebas. Descontados esos dos encuentros, la Roja ha marcado diez en diez partidos y se ha quedado sin marcar en cuatro. España ha jugado un partido más, el último de preparación para la Eurocopa ante Lituania, pero lo disputaron los jugadores de la sub’21 ante la cuarentena obligatoria de la absoluta por el positivo de Busquets y lo dirigió Luis de la Fuente.

Pero no parece que sea un problema exclusivo de Morata, que además es el jugador que más goles ha marcado con la selección en ausencia de Sergio Ramos. Aunque el máximo goleador con Luis Enrique en el banquillo es Ferran Torres, por la delantera han pasado, además de Morata, Rodrigo y Gerard Moreno. Y los falsos “9” como el propio Ferran, Oyarzabal y Ansu Fati. Torres ha marcado seis goles, pero todo el mundo mira a Morata.

Que le piten no es nuevo. No hay que dudar de un delantero como Álvaro, que ha demostrado muchas cosas. Es verdad que no ha tenido acierto, pero en el próximo partido igual mete tres y calla la boca a todos”, dice Aymeric Laporte, que ante Suecia jugó su primer partido oficial con España, de nuevo como pareja de Pau Torres en el centro de la defensa.

“Yo he visto que le han aplaudido. También le han aplaudido y me fijo en eso. Tengo que potenciar a mis jugadores y Morata hace cosas bien en ataque y en defensa. Es verdad que no tuvo acierto, pero tiene personalidad para aguantarlo y me quedo con la otra parte de la afición que le ha aplaudido”, explicaba Luis Enrique después del encuentro.

No me parece bien que le piten. Que nos apoyen y nos ayuden. Yo cuando estoy nervioso no silbo”, aseguraba Marcos Llorente. “Morata es muy importante para nosotros, sabe mucho de esto y no ha tenido suerte de cara a gol y otras veces lo tendrá”, añadía.

Algo parecido expresaba Dani Olmo. “No entiendo por qué le pitan. La afición nos tendría que animar un poco más en estos momentos. No jugamos por nosotros, jugamos también por ellos y a Álvaro hay que animarlo. Que confíen en nosotros, lo vamos a dar todo y vamos a demostrar que vamos a llegar lejos”, decía.

Pero el problema sigue estando ahí. España no marca goles. “Tenemos que seguir insistiendo. Creamos las ocasiones, pero cuando no las metes no puedes ganar. Hay que seguir entrenando fuerte para seguir metiéndolas”, analizaba Dani Olmo. “Hemos tenido muchas ocasiones de todos los colores y hay días que el balón no quiere entrar. Hay que seguir trabajando ese punto de efectividad y si hacemos este tipo de partido es difícil que se nos escape”, insistía Llorente.

Nos ha faltado gol, pero un día meteremos cinco y otros, ninguno. No nos preocupa, tenemos grandes delanteros y seguro que en los siguientes lo hacemos mejor”, deseaba Laporte. “La gente puede estar nerviosa, pero hemos demostrado ser un equipo fuerte, con posesión de balón y nadie más que nosotros quiere ganar”, añadía.

“Hemos sido muy superiores a un rival que se ha cerrado atrás y hemos controlado completamente el partido intentando generar el máximo de ocasiones y creo que hemos tenido las suficientes para llevarnos la victoria, pero ha fallado que no hemos materializado las ocasiones. Es algo tan evidente que lo hemos visto todos”, asumía Luis Enrique.

Una sensación que se repite después de que los dos últimos partidos “reales” de la Roja hayan terminado con empate a cero.