Ciclismo

El increíble error de Van Vleuten, que pensó que había ganado el oro

La neerlandesa levantó los brazos pensando que había ganado, sin saber que la austriaca Kiesenhofer ya había cruzado la meta

Van Vleuten levanta los brazos al cruzar la meta pensando que había ganado el oro
Van Vleuten levanta los brazos al cruzar la meta pensando que había ganado el oroCHRISTOPHER JUEEFE

La ausencia de pinganillo en los Juegos Olímpicos hace que el ciclismo, a veces, se convierta en un deporte sorprendente. Y se den situaciones como la que vivió la neerlandesa Annemieke van Vleuten, que levantó los brazos al cruzar pensando que había ganado el oro. Después, todavía sin ser consciente de su error, se fue a abrazar a su masajista.

La suya era la medalla de plata porque ya había cruzado la meta la austriaca Kiesenhofer, una sorprendente ganadora que se dedica al ciclismo de manera semiprofesional.

La clave del error estuvo en la fuga en la que viajaba Anna Kiesenhofer. El grupo de las favoritas atrapó a dos de sus compañeras de escapada y pensó que no quedaba ninguna por delante. pero Kiesenhofer había cruzado la meta un minuto y quince segundos antes que ella.

Su compañera Van der Breggen lo explicaba así: “No sabía que todavía quedaba una corredora por delante. Cuando cogimos a Plichta y Shapira pensé que estábamos ya peleando por el oro”.