F-1

Verstappen resiste el ataque de Mercedes

El holandés ganó por delante de Hamilton y Bottas, que lo intentaron todo para frenar al de Red Bull. Alonso acabó sexto y Sainz, séptimo

VINCENT JANNINKEFE

Como era de esperar, el circuito de Zandvoort convirtió el Gran Premio de Holanda en una carrera muy estratégica. La imposibilidad de adelantar en la pista obligó a los equipos a centrar todo en las tácticas, en las paradas tempranas o tardías en boxes y a “usar” a los segundos pilotos para colaborar en el éxito o no. Fue el caso de Mercedes, que intentó en varias ocasiones “engañar” a Verstappen. El de Red Bull no falló en la salida, aguantó a sus rivales e intentó marcharse. Fue entonces cuando Mercedes puso en marcha la máquina de lanzar ataques y jugar al despiste. Metieron a Hamilton muy pronto en boxes, pero Verstappen replicó el movimiento. Luego lo intentaron con Bottas para ver si el finés pudiera frenarle. Fue imposible. El de Red Bull lo fulminó a la primera que pudo. Y así Mercedes casi se rindió. Confiaron en un posible desgaste excesivo de ruedas al final de carrera, pero eso no ocurrió. El holandés ganó delante de miles de aficionados “naranjas” y firmó un día histórico para este país en la F-1. Ahora lidera el mundial y vuelve a confirmar que Hamilton lo tendrá muy difícil para obtener la ansiada octava corona.

Respecto a los españoles hay que destacar a Fernando Alonso. Protagonizó una salida alucinante. Nadie diría que es el mayor de la parrilla porque arriesgó como ninguno para ganar dos plazas en un escenario muy complicado. Aguantó bien en carrera y al final se cocinó el adelantamiento a Sainz en las últimas vueltas. El madrileño llegó con problemas de agarre al final de la prueba y sucumbió al asturiano para cruzar la meta en séptimo lugar.

“Estoy muy contento”, afirmó Alonso. “Los sábados están muy bien, te facilitan las cosas porque puedes salir más adelante en parrilla; pero no dan puntos. Las carreras son los domingos. En todo momento tuve que cuidar los neumáticos, sobre todo, hice quince vueltas despacio con la amarillas (el compuesto medio) y luego veinte a tope”, explicó este domingo. “En la primera vuelta tenía confianza, sobre todo en esa primera curva. Pero Giovinazzi no me dejó abierta la puerta por fuera”, explicó en DAZN. “Luego hubo algo de acción en las curvas tres y cuatro; y la cosa salió bien”, explicó Alonso, que ahora es décimo en el Mundial, con 46 puntos. “La verdad es que no teníamos idea de lo que podía pasar, no teníamos demasiada información de este circuito al que no le dimos tantas vueltas”, comentó el español en referencia a Zandvoort, donde la F1 no corría desde 1985. “Intenté ir despacio al principio, para conservar neumático; y sí, hubo un tren”, contestó, entre risas, Alonso. “Todos iban mas rápidos, pero yo también hubiese podido ir más deprisa; pero no quería”, precisó el doble campeón mundial. “Al final de la carrera veía que Carlos deslizaba mucho, no tenía neumático; y con los duros (con los que rodaba su compatriota), cuando se acaba la goma parecen dos piedras de hielo”, apuntó.