La Super Bowl de Anna

Los Ángeles Rams vencen a Cincinatti Bengals y logran su segundo anillo gracias a Cooper Kupp y a su mujer

Cooper Kupp, junto a su mujer Anna y sus hijos.
Cooper Kupp, junto a su mujer Anna y sus hijos. FOTO: Marcio Jose Sanchez AP

Matthew Stafford, quarterback de Los Ángeles Rams, armó el brazo, lanzó el balón y Cooper Kupp, elegido mejor jugador del partido, lo atrapó para lograr un touchdown y dar la victoria a su equipo contra Cincinnati Bengals en la 56ª Super Bowl (23-20). Fue Kupp quien lo capturó, pero nunca lo hubiera hecho sin las manos de su mujer, Anna, que durante su etapa universitaria en Eastern Washington se sacrificó y compaginó los estudios con un trabajo a tiempo completo para que Cooper pudiera centrarse solo en estudiar y entrenar. Convertido ahora en una de las grandes estrellas de la NFL, de la que ha sido elegido mejor jugador ofensivo del año y con un contrato firmado en 2020 de 42 millones de euros por tres temporadas, Kupp no olvida que esta Super Bowl, la segunda que logran los Rams, la ha ganado gracias a Anna.

“Mantuve a los dos económicamente durante la universidad. Yo trabajaba a tiempo completo para que él no tuviera que preocuparse por eso, para que pudiera estar centrado en su objetivo”, explicó Anna, que entonces mantenía su apellido de soltera, Croskrey, a ESPN. Cooper compaginó durante un verano los entrenamientos matinales con un trabajo como jardinero por las tardes, pero ese doble esfuerzo le hizo llegar exhausto al comienzo de temporada. Anna lo solucionó trabajando por los dos y eso es algo que Kupp no olvida: “Sin duda, no estaría donde estoy hoy sin ella. Creo no estaría en la NFL si no fuera por ella y por lo que ha inspirado en mí y me ha empujado a hacer. Supe que ella era la persona con la que quería casarme cuando nos conocimos en el instituto. El día que la conocí le dije a mi madre: ‘Voy a casarme con esta chica’”. Cooper ha superado lo que antes consiguieron su abuelo y su padre, que también jugaron en la NFL.

Ese touchdown de Kupp liquidó un encuentro tan ajustado como accidentado. Los 85 segundos que restaban para el final no fueron aprovechados por los Bengals, que en los últimos minutos lo apostaron todo a la defensa y se quedaron sin capacidad de reacción. Para entonces, Joe Burrow, su quarterback y jugador estrella, se mantenía en pie con enormes dificultades como consecuencia de un placaje. Recibió siete y el último de ellos, por parte de Aaron Donald, liquidó el partido. Donald, uno de los mejores especialistas defensivos de la NFL completó una Super Bowl excelsa y mereció el MVP tanto como Kupp. Acabó con dos sacks sobre Burrow, los mismos que su compañero Von Miller. También acabaron golpeados los Rams, que perdieron por lesión poco antes del descanso a una de sus estrellas, Odell Beckham Jr., que firmó el primer touchdown de la Super Bowl.

La victoria de los Rams, que jugaron en su estadio, es el triunfo de la planificación a corto plazo en busca del éxito. Reunieron a un puñado de estrellas para lograr el anillo y no dudaron para ello en sacrificar el futuro. Entregaron próximas rondas de draft, tan valiosas en la NFL, para juntar a Stafford, Kupp, Beckham Jr. o Donald, entre otros. La estrategia les ha funcionado y el presente les sonríe. Ya habrá tiempo de ocuparse de un futuro del que quizá ya no forme parte Andrew Whitworth, que ha pasado a la historia como el primer jugador que disputa la Super Bowl teniendo más edad que los entrenadores de los dos equipos. 40 años tiene Whitworth, por los 36 de su técnico en los Rams, Sam McVay, y los 38 de Zach Taylor, de los Bengals.

Para el recuerdo quedará también la actuación en el descanso de Snoop Dogg, Eminem, Mary J. Blige, Kendrick Lamar, Dr. Dre y 50 cent en el majestuoso SoFi Stadium, una joya de 4.400 millones de euros.