El rugby endurece su veto trans tras revisar estudios científicos: “¡sólo competirán las nacidas mujeres!″

La Unión de Rugby Fútbol de Irlanda permitirá a las afectadas realizar tareas de arbitraje, entrenamiento o voluntariado. “Las ventajas son evidentes incluso con la supresión de testosterona”, argumentan

Irlanda endurece su veto trans
Irlanda endurece su veto trans FOTO: Archivo larazon

Corren malos tiempos para la “Ley Trans” y es posible que en España quede en saco roto la norma que el Gobierno aprobó el pasado mes de junio en Consejo de Ministros, desoyendo el dictamen del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El deporte parece haber iniciado una senda revisionista respecto a las atletas transexuales. La creación de una nueva categoría, las limitaciones a la edad de transición o sencillamente su expulsión del deporte femenino ya están encima de la mesa de los organismo internacionales que rigen las diferentes competiciones. Tras la natación, el atletismo y el fútbol, el rugby anunciaba hace un par de meses la exclusión de las deportistas trans en competiciones internacionales tras ser los primeros en pronunciarse sobre su exclusión en 2020.

La IRL (Liga Internacional de Rugby) afirmaba entonces en un comunicado que se necesitan más consultas e investigaciones antes de permitir la inclusión trans, pero mientras tanto, y a la espera de conocer estos estudios, los atletas trans no podrán jugar en los partidos de prueba de este fin de semana ni tampoco la Copa Mundial de la Liga Femenina de Rugby.

Evidencias médicas y científicas

Pues bien, esas investigaciones científicas ya han sido revisadas y el rugby ha decido finalmente endurecer aún más su veto a las atletas trans.

La Unión de Rugby Fútbol de Irlanda (IRFU) acaba de anunciar que modificará su política de participación de género para el rugby a partir de la próxima temporada, basándose en en evidencias médicas y científicas y en línea con la orientación de World Rugby.

La IRFU afirman en un comunicado que es muy consciente de que esta es un área delicada y desafiante para los involucrados y la comunidad LGBT+ en general y continuará trabajando con los afectados pero subraya que “las investigaciones recientes revisadas proporcionan evidencias de que existen diferencias físicas entre aquellas personas cuyo sexo se asignó como masculino y femenino al nacer, y las ventajas en fuerza, resistencia y físico provocadas por la pubertad masculina son significativas y se mantienen incluso después de la supresión de testosterona”.

“En línea con la orientación de World Rugby -añaden- la nueva política, que está en línea con la de World Rugby, la RFU y otros organismos rectores, significará que el rugby de contacto para jugadoras en la categoría femenina se limita a aquellas cuyo sexo se registró como femenino al nacer.”

Podrán entrenar o arbitrar

Hay dos jugadoras registradas afectados, en Irlanda, por este cambio y la IRFU ha discutido el asunto directamente con ellas, incluyendo opciones para permanecer activos en el juego, como formatos de juego sin contacto (tag/touch rugby), arbitraje, entrenamiento o voluntariado.

Anne Marie Hughes, gerente de Spirit of Rugby, quien ha trabajado en el desarrollo de políticas en esta área desde 2014, dijo: “Seguiremos trabajando para ser tan inclusivos como podamos y explorar áreas como el tag and touch rugby, que sabemos que algunos de nuestros jugadores ya están considerando, el arbitraje o el entrenamiento. Aunque aceptamos que hoy en día algunos pueden sentirse decepcionados por esta decisión es lo más justo teniendo en cuenta las evidencias proporcionadas por la ciencia”.

Una decisión que ha sido apoyada desde España por la plataforma feminista “Contra el borrado de las Mujeres” que lleva meses luchando en defensa del deporte femenino. “@IrishRugby cambia su política sobre personas transgénero: “el rugby de contacto en la categoría femenina se limitará a jugadoras cuyo sexo se registró como femenino al nacer”. Así se garantiza el #JuegoLimpioParaLasMujeres” escribieron en su perfil oficial de Twitter.

Irlanda se une así a la decisión tomada en Inglaterra a finales de julio con idénticos argumentos. “Los reglamentos han sido modificados para que únicamente las jugadoras nacidas con sexo femenino puedan participan en esas competiciones.

“Las dos federaciones inglesas de rugby a XIII y rugby a XV se apoyaron en “elementos científicos” para justificar estas medidas”, anunciaron en un comunicado.