Baloncesto

El Barça cae en la final ante las estrellas del Anadolu Efes (81-86)

Larkin y Micic fueron una pesadilla para la defensa azulgrana y dieron el primer título a los turcos

Mirotic tampoco pudo ganar la Euroliga en su primera final con el Barça
Mirotic tampoco pudo ganar la Euroliga en su primera final con el BarçaFRIEDEMANN VOGELEFE

Once años después el Barça no fue capaz de sumar su tercer título de campeón de Europa. El Anadolu Efes se mostró superior en una final agonística e interminable. Después de más de dos horas de partido, los turcos plasmaron una superioridad que tuvo dos nombres propios: Micic y Larkin. Las dos estrellas exteriores del Efes dieron el primer título al equipo otomano ante un Barça que jamás estuvo cómodo.

El único alivio de Jasikevicius fue que el tobillo derecho de Calathes estaba en las condiciones mínimas para jugar. Fue de lo poco bueno del Barça en los dos primeros cuartos. Sanli evidenció las grietas en la defensa interior del Barça. El pívot turco hizo daño y Davies lo disimuló con su producción interior. Anotó diez puntos en el primer cuarto que fueron suficientes para que el Barça empezara mandando. Pero hubo muy poco más. La tensión era excesiva empezando por los entrenadores. Jasikevicius se ganó una técnica. Ataman, para no ser menos, recibió otra. Y eso que la final acababa de empezar. Es cierto que el Barça detuvo a Micic y Larkin -tres tiros libres entre ambos en los primeros diez minutos-, pero careció de más argumentos. La responsabilidad asfixió a todos. El que vaciara la mochila de nervios y antes se asentara tendría mucho ganado.

No fue el Barça. Apareció Pau, pero su presencia no fue la de semifinales y sufrió atrás. Ataman apostó por Pleiss para hacer daño a Gasol y se lo hizo. El gigante se alejó de la zona y descolocó a la defensa azulgrana. En ataque tampoco hubo soluciones. El Barcelona se fue al descanso con un inquietante 2/12 en triples. La tercera falta de Sanli y los puntos de Kuric fueron de lo poco potable para un equipo incapaz de soltarse. Los 37 tiros libres lanzados entre ambos equipos dibujaban una final difícil de digerir. Y el panorama se oscureció aún más en el tercer cuarto porque Larkin y Micic despertaron. Los dos exteriores engancharon una pequeña racha de aciertos y el Barça se topó con una barrera superior a los diez puntos (41-52). Quedaba media vida por delante, pero las señales eran inquietantes. Mirotic apenas sumaba un par de tiros libres; la defensa de los turcos cada vez era más intensa y tuvo que aparecer el héroe de las semifinales. Cuando peor lo pasaba el Barça, Higgins reclamó el balón. Sus 11 puntos en el tercer cuarto evitaron que el Barça se ahogara. El alero estadounidense y Kuric fueron los únicos capaces de remar en medio del naufragio. El Barcelona, sin brillantez, logró seguir vivo. Y con el desarrollo del partido era lo máximo que se podía pedir. Se trataba de estar cerca para que a los turcos les asaltaran las dudas que se han convertido en habituales en los últimos partidos. Sucedió ante el Madrid y sucedió en semifinales. El despertar de Mirotic, un tapón de Pau a Sanli y la defensa llevaron la final al límite (69-69 a 4:56).

El Anadolu Efes se entregó a sus dos estrellas. Si la bola no era para Larkin, era para Micic. Entre sus dos estrellas volvieron a dar un estirón (74-79 a 2:30). Después de dos horas de final, el campeón seguía siendo una incógnita. El Barça volvió a entregarse a Higgins para seguir en la pelea (76-79 a 1:40), pero Micic y Larkin esta vez no temblaron para que el Anadolu Efes levantase su primer título.

81. Barcelona (22+14+22+23): Calathes (0), Higgins (23), Claver (2), Mirotic (11) y Davies (15) -quinteto titular- Smits (0), Kuric (18), Bolmaro (5), Gasol (1), Abrines (2) y Hanga (0).

86. Anadolu Efes (15+24+26+21): Larkin (21), Micic (25), Simon (4), Singleton (4) y Sanli (12) -quinteto titular- Dunston (6), Beaubois (3), Pleiss (5), Moerman (6), Balbay (0) y Anderson (0).

Árbitros: Pukl (Esl), Latisevs (Let) y Vilius (Lit). Sin eliminados.

Incidencias: Lanxess Arena de Colonia. Puerta cerrada. Partido correspondiente a la final de la Euroliga.