Fútbol

Fútbol

Betis y Villarreal, obligados a ganar en la Liga Europa para no encender las alarmas

La derrota en la primera jornada europea deja sin margen de error a verdiblancos y amarillos

Bellerín y Abde, en el entrenamiento del Betis
Bellerín y Abde, en el entrenamiento del BetisReal Betis

Sólo una catástrofe, mejor dicho, sólo una concatenación de catástrofes impedirá a Betis y Villarreal seguir en la Europa League en febrero de 2024, cuando inicien las eliminatorias del camino a Dublín. Pero el primer pasito en falso lo dieron sevillanos y castellonenses hace dos semanas con sus derrotas en Glasgow ante el Rangers y en Atenas frente al Panathinaikos. Con los partidos de la segunda jornada que hoy disputan en sus respectivos feudos, deben empezar ambos a enderezar su camino porque un tropiezo amenazaría con torcerlo en serio. Los béticos deben temer poco o nada del Sparta de Praga, por más que se trate del campeón checo. Los amarillos se miden con el Stade Rennais francés, que algo más de pedigrí sí tiene.

La principal preocupación de Manuel Pellegrini para la sesión vespertina (18:45 horas) en el Benito Villamarín es la falta de centrales: vendido Luiz Felipe con el mercado europeo cerrado, lesionado Bartra y no inscrito para la competición continental Chadi Riad, el único futbolistas disponible para el puesto es Germán Pezzella, a quien le será asociado probablemente hoy su compatriota Guido Rodríguez. «El míster es quien decide y nosotros tenemos que estar dispuestos, en un momento dado, a cambiar de posición para dar una mano», alzó la mano como voluntario el mediocentro ayer en rueda de prensa.

Para completar una convocatoria corta de efectivos debido a las lesiones y a los descartes en la lista UEFA, Pellegrini acompañará al deslumbrante Assane Diao –atacante de 18 años, dos goles en sus dos primeros partidos en Primera- con otros tres jugadores de las quintas de 2004 y 2005: Enrique, un pivote defensivo que debutó la temporada pasada; el extremo derecho Dani Pérez y el zurdo Sorroche, un chico con un cañón en su pierna izquierda.

La situación del Villarreal puede considerarse algo más comprometida, sobre todo si su entrenador, el simpar Pacheta, se empeña en las rotaciones masivas que lo llevaron a la derrota en la primera jornada. El Stade Rennais, un club en constante crecimiento gracias a la descomunal fortuna de su dueño, el magnate del lujo François-Henri Pinault (Gucci, Balenciaga, Yves Saint-Laurent...) jugó recientemente la Champions y también ha pisado las rondas finales de Europa League. No son el Milan de Sacchi, claro, pero ojito con desconsiderarlos.

La buena noticia para los de La Plana, en la víspera, es el regreso a la convocatoria de Gerard Moreno, aunque es improbable que actúe como titular, al contrario que un Pepe Reina a quien el técnico le ha adjudicado este torneo. Mal clasificado en Liga, a tres puntos del descenso y a seis de la zona noble, el Villarreal está obligado a sacar la cabeza del agua.