Deportes

Las 8 pruebas con las que trabajan los Mossos en la presunta agresión sexual de Dani Alves

El futbolista fue trasladado ayer a la unidad de delincuentes sexuales de Brians 2 y ya ha recibido la visita de su nuevo abogado que solicitará que Alves vuelva a declarar. Un tatuaje y los testigos acorralan al brasileño.

El pasado viernes saltaba la bomba que sacudía el mundo del fútbol. El ex futbolista del Barcelona Dani Alves, ingresaba en prisión provisional sin fianza tras declarar ante el juez por una presunta agresión sexual. La joven, que compareció antes que el jugador, aseguró que la abofeteó, la encerró en el baño de la zona VIP de la discoteca Sutton de Barcelona y la violó. El jugador se encuentra en prisión provisional sin fianza porque, según algunas informaciones, al tener doble nacionalidad española y brasileña y no existir tratado de extradición con Brasil, se teme que viaje a su país y no vuelva.

Ayer, la Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Generalitat acordó trasladar al futbolista Dani Alves a la prisión de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) para “garantizar mejor la seguridad y la convivencia”. La cárcel de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires ha asignado al futbolista Dani Alves al módulo 13, dedicado a presos por delitos contra la libertad sexual, y se prevé que pase los primeros días con otro preso en su celda.

Ahora el futbolista, que atraviesa el peor momento de su vida ha solicitado volver a declarar ante la jueza. Alves llegó a ofrecer hasta tres versiones distintas de los hechos. Empezó asegurando que no conocía a la chica, luego reconoció que sí, y finalmente también dijo que mantuvieron relaciones sexuales de manera consentida.

Nuevo abogado y nueva estrategia

Según el medio brasileño O’Globo, Alves ha contado con cierto apoyo de su entorno que ha querido visitarle en estos primeros días donde el futbolista espera la resolución del juicio donde se enfrenta a una acusación por una presunta violación en una discoteca de Barcelona. El brasileño ya ha sido visitado por el abogado que lo va a representar, Andrés Marhuenda Martínez, que ha asumido el caso tras ciertos desencuentros sobre la manera que estaba llevando toda la causa su antigua abogada.

Quienes también se han movilizado rumbo a España para apoyar a Dani son los empresarios Fran Sergio Ferreira y Dinorah Santana (quien también es su exesposa), ya que comparten varios negocios con él.

La situación del futbolista se complica cada día más por sus propias contradicciones y las declaraciones de los testigos. ¿Qué indicios manejan los investigadores?

Estas son las 8 pruebas que acorralan al futbolista:

1. Declaración de la víctima

La Unitat Central d’Agressions Sexuals (UCAS), un grupo de investigadores de los Mossos d’Esquadra, da credibilidad al relato de la mujer, que aseguró, según adelantó El Periódico, que fue llevada contra su voluntad por Alves a un baño en el área VIP del club y luego fue abofeteada y violada.

2. Datos médicos

La mujer, tras la supuesta agresión, fue atendida por una ambulancia llamada por la discoteca Sutton y trasladada al Hospital Clínic. Allí se sometió a un examen médico. El informe incluye que ella sufrió heridas leves derivadas de la supuesta pelea con el futbolista. En el lavabo se recogieron muestras biológicas, que deberán verificarse en el futuro si son de Alves.

3. El tatuaje

La víctima reconoció uno de los tatuajes del brasileño en su abdomen. Según fuentes judiciales, la víctima describió el tatuaje en forma de media luna que el lateral derecho tiene en una parte de su abdomen. También en esto el futbolista dio varias versiones diferentes. En la primera de ellas, el brasileño reconoció tener ese tatuaje, pero en su versión señalaba que fue la joven la que se abalanzó sobre él mientras se encontraba sentado en el retrete. La juez desmontó de forma inmediata esa declaración al señalar como evidente que al estar sentado, al futbolista nunca se le podría haber visto dicho tatuaje. Posteriormente el futbolista cambió, una vez más, la versión de los hechos. En esta segunda declaración, Dani Alves declaró que la víctima no se lanzó hacia él, sino que, fue el brasileño el que se levantó, facilitando así la visión de su tatuaje

4. El vestido de la mujer

La mujer fue a presentar una denuncia contra Alves dos días después del hecho. Contó lo ocurrido y entregó el informe médico. También entregó el vestido que llevaba puesto la noche de la supuesta agresión sexual. Los investigadores de la UCAS han procedido a su análisis.

5. Cámaras

Uno de los primeros controles realizados por UCAS fue revisar las imágenes de la cámara de seguridad en el club nocturno Sutton. Según el relato de la víctima, Alves insistió en que lo siguiera. Luego entró al baño, donde no hay cámaras. Según las fuentes consultadas, las grabaciones no contradicen su versión. Pero sin embrago hay un detalle que acorrala al futbolista. Las primeras versiones aseguraban que Alves y la mujer habrían estado 47 segundos en el baño, es decir, que entraron y salieron. Poco después se demostró que ambos estuvieron dentro de ese baño alrededor de 15 minutos. El dato se desprendería de las grabaciones de las cámaras de seguridad del establecimiento nocturno, que están siendo analizadas). Este intervalo de tiempo es incompatible con lo declarado por Alves, que ha cambió tres veces su versión frente a la jueza.

6. Vídeo de Daniel Alves

Alves envió un vídeo a un programa de Antena 3 una semana después de los hechos en el que negaba la agresión e insinuaba que había ido al baño y se había topado accidentalmente con la víctima, que estaba dentro. No mantuvo durante su testimonio ante el juez. Para condenarlo o absolverlo, solo se tomarán en cuenta las palabras que diga en la corte, pero las declaraciones que hizo en el programa podrían socavar la credibilidad de su testimonio si se prueba que mintió.

7. Los testigos

El informe que la UCAS entregó al juez incluye las grabaciones de las cámaras de seguridad y también las versiones ofrecidas por testigos que estaban con Alves y la víctima. El jugador estaba con un amigo, y la joven con dos amigos. También hay explicaciones del camarero que, a petición de ellas de ellas, animó a las mujeres a sentarse con Alves y su amigo en la sala VIP. Además, según adelanta “la Vanguardia” otra testigo complica la situación de Alves. Una de las dos jóvenes que acompañaba a la víctima en la discoteca Sutton declaró a los Mossos d’Esquadra que Dani Alves se propasó antes con ella, que la manoseó con violencia y puso la mano en sus zonas íntimas. La versión de la acompañante coincide con la de la denunciante, que declaró a los Mossos que “me di cuenta de cómo tocaba a mis amigas y de lo pegado que estaba a ellas”.

8. Muestras biológicas

Una víctima de agresión sexual siempre debe acudir al hospital después del hecho. Aunque es muy difícil, debes hacerlo sin cambiarte de ropa, ducharte o ir al baño, como hizo el denunciante. Podría ser la clave para identificar al agresor porque en el reconocimiento médico, que en Barcelona se realiza siempre en el Hospital Clínic, se pueden encontrar rastros de ADN en los fluidos o el cabello del agresor y así saber quién es. En el caso de Alves, la víctima ya identificó al autor del crimen. Sin embargo, si las muestras biológicas obtenidas del denunciante coincidieran con el perfil genético de Alves, estaría la prueba de que, al menos, lo que declaró públicamente en Antena 3 no se corresponde con la verdad.