Fútbol

El terror del Inter de Milán tiene cara de niño

Como en los dos choques del curso pasado, Rodrygo Goes ejecutó a los italianos. El brasileño suma 6 goles en sus 17 partidos de Champions League con el Real Madrid

Rodrygo Goes celebra junto a Camavinga el gol que el brasileño marcó para dar el triunfo al Real Madrid en Milán
Rodrygo Goes celebra junto a Camavinga el gol que el brasileño marcó para dar el triunfo al Real Madrid en MilánAntonio CalanniAP

El año pasado el Inter fue un bálsamo para el Real Madrid. Llegaron los blancos asfixiados en la clasificación del grupo al doble enfrentamiento con los italianos y ahí pudieron respirar. Dos victorias, tanto en Valdebebas (3-2) como en San Siro (0-2), para encarrilar la clasificación ante el que se suponía el rival más complicado, y que al final fue el que quedó último y no pudo ni siquiera acceder a la Liga Europa. El Madrid había comenzado perdiendo en casa ante el Shakhtar y empatando con el Borussia Mönchengladbach. No podía fallar frente al Inter y no lo hizo con dos triunfos convincentes.

El ejecutor del Inter en esos dos choques fue Rodrygo Goes, el mismo que ayer enmudeció San Siro con su remate cuando todo se acababa. Hace un año, el brasileño hizo el tercer tanto, el del triunfo, en Valdebebas, después de que los italianos hubieran remontado desde el 2-0. En la vuelta, tras el penalti que anotó Hazard, fue él quien hizo el tanto de la tranquilidad, aunque no quedará en las estadísticas porque antes de que el balón entrara en la portería lo tocó Achraf Hakimi y la UEFA se lo dio en propia meta.

Pero fue él quien fulminó al Inter, sin ponerse nervioso, con esos remates llenos de tranquilidad que suele hacer. Sin mover un músculo de la cara, como los buenos cazarrecompensas. Lo volvió a hacer ayer, confirmando su buena sintonía con la Liga de Campeones, aunque tenga pocos minutos. «Estoy muy contento por el gran resultado conseguido tras el esfuerzo del equipo y por el gol también. Creo que todas las veces que he jugado en Champions he hecho algo bueno para mi equipo. Estoy contento por eso. Me encanta jugar esta competición y marcar goles», decía en las cámaras de Movistar + nada más terminar el choque. Es su sexto gol en 17 partidos en la Liga de Campeones, un torneo en el que en su segunda aparición hizo un «hat trick» al Galatasaray.

«Es muy importante este triunfo. Sabíamos que sería un partido duro aquí. Ellos jugaron mejor en la primera parte y luego controlamos más», explicaba un futbolista que se gana minutos con acciones como ésta. «Quiero jugar siempre y cuando estoy en el campo intento hacer algo bueno para el equipo. Yo siempre voy a entrenar para tener mi momento. En el Real Madrid siempre es difícil encontrar un hueco en el once titular. Siempre ha sido así».

Y mientras llegaba Rodrygo al partido, Thibaut Courtois se encargó de mantener de pie al Real Madrid, con cinco paradas cuando más animado estaba el Inter, que quería borrar lo del año pasado. «No hemos encajado gol gracias a Courtois en la primera parte», sentenciaba Ancelotti, feliz por la aparición de Rodrygo al final. «Siempre le digo que no es importante cuántos minutos vas a jugar, sino cómo los vas a jugar». Y el brasileño los jugó bien, como casi siempre en este torneo.