Fútbol

Liverpool-Real Madrid o los Guns N’ Roses contra los Stones

El músico Igor Paskual analiza qué grupos de rock serían los finalistas de la Liga de Campeones

Hinchas del Liverpool en el bar The Kop Bar en París
Hinchas del Liverpool en el bar The Kop Bar en París FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

¿Qué banda de rock serían el Liverpool de Klopp y este Real Madrid de las remontadas imposibles? La respuesta la da el músico Igor Paskual, que destaca el «sonido» contundente y a la vez preciso de los ingleses y cree que los blancos son ese tipo de grupo al que hay que esperar a los bises para saber cómo ha sido el concierto. «Este Liverpool es una máquina que te arrolla, pero también muy sutil por todo el despliegue técnico que tiene. Es un grupo con una precisión técnica brutal. Mezcla bien la delicadeza del toque con una velocidad, potencia y espíritu de vértigo. Tienen cosas del City con el arrojo del Real Madrid», dice Paskual. «Son una banda de alta precisión técnica, que toca muy bien y al mismo tiempo es muy poderosa. No es un grupo punk, que toca mal y te gana porque tiene mucho volumen. El Liverpool te vence porque pesa más y toca muy bien, con carácter, como los Guns N’Roses, que son agresivos, con toda la intención del punk, pero que cada uno es un virtuoso con su instrumento. Slash es uno de los mejores guitarristas de la historia, un genio. Este Liverpool tiene esa cosa de los Guns, esa mezcla rara que les hace muy aplastantes», añade.

El Liverpool es uno de los equipos más perfectos que hay ahora mismo en el panorama futbolístico por su funcionamiento. «Tiene una base rítmica muy sólida, que estaría formada por Alisson Becker, el portero brasileño, y Van Dijk, que da seguridad en defensa. Luego tienen solistas (Salah o Mané) y los que hacen el trabajo del medio (Fabinho)». Un bloque con pocas fisuras sobre el escenario y que en Inglaterra consideran muy favorito para la final de la Champions. Y eso a pesar de lo desgastados que han llegado sus futbolistas al final de una temporada en la que han disputado todos los partidos posibles, llegando a todas las finales. Aquí, en esos problemas físicos, también hay un paralelismo con los Guns N’ Roses para Igor. «Cuando hicieron los discos Illusions (I y II) se pasaron dos años y medio en una gira interminable que les empezó a pasar factura. Uno se hacía adicto a algo, el otro se rompía la pierna, otro estaba con el alcohol y no podía levantarse por la mañana. De tanta entrega y tantos escenarios, en el 93, al final de este tour, estaban desfondados y los veías ya un poco fuera de sí. A Duff McKagan, el bajista, le acabó reventando el páncreas de lo que bebía, otro completamente enloquecido... Un poco lo que le ha pasado a este Liverpool, que tiene bajas de gira después de tanto esfuerzo», analiza el guitarrista y compositor.

Finalmente Klopp va a recuperar a casi todos para el «concierto» de París, donde tendrá enfrente a un grupo mítico. «El Real Madrid de este año me recuerda mucho a los Rolling Stones, porque parece que están mayores, parece que son viejos, parece que se van a equivocar, que ya no están para muchos trotes, pero siguen llenando recintos y cuando tocan ‘Start me up’ se cae el estadio», cuenta Igor Paskual sobre los blancos. «Que si a Kroos le cuesta, que si Modric tiene 37, todos les dicen que están para retirarse, se les fue el gran guitarrista que era Cristiano Ronaldo, que sería como cuando los Stones perdieron a Mick Taylor, el virtuoso, pero ahí siguen», continúa. «Parece que se equivocan, que el concierto se les va a caer, pero llegan los bises y tú no puedes competir contra ‘Satisfaction’, una de las canciones emblema de la historia del rock. Ni contra ‘Brown Sugar’ o ‘Simpathy for the Devil’. Llegan los bises y da igual si sonó mal el concierto o si Keith Richards se equivocó de traste. En esos últimos diez minutos te ganan. Te funden con su repertorio magistral. Los bises del Madrid son sus remontadas», cierra Igor, que también ve al club de Chamartín como esos grupos cuya fuerza es estar unidos y los trabajos en solitario no alcanzan la misma brillantez. «Los Stones son conscientes de que valen más que la suma de sus partes. Cristiano se fue y ni la Juve ni él mejoraron. Hay mil ejemplos: Di María, Özil, Robinho...». Grandes jugadores que fuera del ecosistema del Madrid no suenan igual.