MENÚ
viernes 20 septiembre 2019
22:10
Actualizado

Llega el momento de disfrutar

España afronta ante Alemania el partido más complicado de la primera fase

  • Las jugadoras de la selección Lola Gallardo y Jenni Hermoso bromean sobre el césped de Valencciennes
    Las jugadoras de la selección Lola Gallardo y Jenni Hermoso bromean sobre el césped de Valencciennes /

    Juan Carlos Cárdenas / EFE

Tiempo de lectura 4 min.

11 de junio de 2019. 22:03h

Comentada
Domingo García 11/6/2019

España se estrenó en el Mundial contra Sudáfrica y contra la presión de no haber ganado nunca en la fase final de un Mundial. La Roja ha vivido cuatro años con el recuerdo del fracaso en el Mundial de Canadá, pero Jenni Hermoso despejó los nervios desde el punto de penalti en el debut contra las sudafricanas. Superado el primer paso llega ahora el tiempo de disfrutar para las internacionales españolas, de sentir que están viviendo una experiencia única. Y de seguir avanzando en la historia y alcanzar la siguiente fase. Para eso han llegado hasta Francia.

«A mí me encanta ver la mirada de mis jugadoras el día previo al partido y ellas tienen puesto el reloj de la competición en hora. No hemos tenido la suerte de jugar muchas veces contra Alemania y nunca se ha podido ganar hasta ahora, pero hemos venido a hacer historia», advierte el seleccionador, Jorge Vilda. Las alemanas son una potencia. Han ganado un Mundial y han estado en otras cuatro semifinales. Sólo en dos ocasiones han dejado de estar entre las cuatro primeras, una de ellas en 2011 cuando organizaron la Copa del Mundo.

Alemania es un espejo en el que mirarse, un ejemplo para el desarrollo del fútbol femenino, aunque su máxima estrella, Dzsenifer Marozsan, juegue en Francia con el Olympique de Lyon. Con el equipo francés ha ganado las tres últimas Ligas de Campeones, los mismos tres años en los que ella ha sido elegida la mejor jugadora de la liga francesa.

Marozsan es la «jefa» del equipo alemán, aunque como ella misma reconoce, le cuesta expresarse fuera del campo. «Soy algo reservada a la hora de hablar», reconoce en una entrevista con fifa.com. Por eso renunció al brazalete de capitana cuando se lo entregó la ex seleccionadora, Steffi Jones. «Eso sí, creo que en la cancha me expreso con mucha claridad y asumo el liderazgo. Al fin y al cabo, se trata de ayudar a que el equipo gane», añade.La estrella alemana, de ascendencia húngara, es una futbolista diferente.

«Dzsenifer es una jugadora extraordinaria. Yo nunca había visto a una mujer, y pocas veces a un hombre, manejar el balón como lo hace ella. Es excepcional», dice su ex compañera en la selección Celia Sasic. «Creo que si fuese un chico, estaría igualmente al más alto nivel, sobre todo en el control del balón. No hay nadie que pueda igualarla. Tira, pasa, lee el juego y hace brillar especialmente a las buenas delanteras porque puede ponerte el balón donde tú quieras», añade.«Prácticamente la vi crecer. Fue mi recogepelotas con unos 12 años. A veces teníamos que parar de jugar porque hacía demasiados malabarismos con la pelota cuando se iba del campo y no la devolvía. Ya entonces muchos no podían creerlo y se preguntaban quién era esa niña. Es realmente increíble con el balón», dice otra ex compañera en el equipo alemán, Nadine Kessler.

Pero el valor de Marozsan es que pone esos malabarismos al servicio del juego del equipo.Sin embargo, su presencia es dudosa por una lesión. Aunque Vilda no da mucha credibilidad a los rumores sobre su ausencia. «Creo que tiene un dedo roto y yo confirmo por experiencia que con un dedo roto se puede jugar al fútbol», dice el seleccionador español.

Con Marozsan o sin ella, España ha aprendido del primer encuentro ante Sudáfrica. «Me quedo con lo positivo. Después del gol [de Sudáfrica] el equipo sufrió un pequeño bajón, pero conseguimos remontar, que es algo complicado en un Mundial. La mejor versión de España aún está por verse», asegura el técnico. Y es consciente de que esa mejor versión será invisible si España renuncia a su estilo. «Nuestra esencia y filosofía no van a cambiar», asegura.

España nunca ha ganado a Alemania, aunque el último amistoso que jugaron en noviembre terminó en empate. «El partido puede tener ciertas similitudes con el amistoso de Erfurt. Han cambiado de seleccionador, pero siguen haciendo el mismo fútbol. Fue la vez que más cerca se ha estado de ganar a Alemania y en un Mundial serán los pequeños detalles los que marquen el encuentro», afirma Vilda. «Aspiramos a alcanzar a Alemania algún día. Estamos trabajando muy duro y por eso estamos teniendo esa progresión. Queremos estar a su altura», dice.

El primer paso para el crecimiento es encontrar el apoyo que le ha faltado siempre al fútbol femenino. Un apoyo que ahora reciben las internacionales españolas en el Mundial. «De repente se ha levantado muchísima expectación. Es algo nuevo a lo que nos estamos adaptando y las jugadoras lo están haciendo perfectamente bien. Se ha atendido a todo el mundo y me siento muy orgulloso de mis jugadoras en todos los aspectos», explica Jorge Vilda. «Creo que se están haciendo bien las cosas y nosotras debemos dar la cara», dice la capitana, Marta Torrejón.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs