Deportes

Moto GP: Histórica victoria de Marc Márquez en Sachsenring 581 días después

Gana por primera vez tras su grave lesión en el hombro y de estar prácticamente un año parado. Su último triunfo era el 17 de noviembre de 2019 en Valencia

Marc Márquez sumó una victoria en Alemania
Marc Márquez sumó una victoria en AlemaniaMATTHIAS RIETSCHELREUTERS

La cara con la que Quartararo, líder de MotoGP y tercero ayer, miraba a Márquez lo decía todo. Era una mirada que mezclaba admiración, asombro y hasta alegría ante lo que acababa de presenciar. La victoria de Marc en Sachsenring 581 días después no fue una más ni para él ni para el resto del mundo. Fue algo especial por todo lo que había sucedido antes: por el dolor y las dudas que le produjo la fractura del húmero derecho que le mantuvo un año de baja y que todavía no le deja pilotar como a él le gusta. Por eso Sachsenring, donde había ganado diez veces de manera consecutiva, era el oasis que necesitaba para tomar un poco de aire en esta recuperación en la que ha sufrido como nunca imaginó. «Cuando crucé la línea de meta me acordé de todas las personas que están conmigo, de situaciones así no se sale solo. Me han ayudado y me están ayudando muchísimo. Siempre tuve la sensación de que volvería y lo haría fuerte. Pero en Portimao me di cuenta de que estaba muy lejos y resultó duro», confesaba Marc sobre lo que vivió encima de la moto en Alemania.

Era su día, el de disfrutar y volver a sentirse piloto en un trazado que le encanta y que además tiene muchas curvas a izquierdas, con lo que el brazo derecho no era una limitación tan grande como en otros sitios. Era fácil decirlo pero había que hacerlo. La salida fue perfecta, se puso en cabeza y entonces cayeron algunas gotas de lluvia. Otro hubiera aflojado... él decidió arriesgar porque eso le indicó su instinto. Tomó una ventaja en cabeza y no quiso desaprovecharla. Hubiera sido un buen botín subir al podio, pero tal y como se desarrollaron las cosas decidió apostar a todo.

Sólo Miguel Oliveira le discutió el triunfo, en un pulso en el que no pudo ir más allá de quedarse a 0.9 del primero. A falta de cuatro vueltas se dio cuenta de que no podría alcanzarlo y que la gloria le pertenecía. Llegó la undécima victoria consecutiva de Marc en Sachsenring y la emoción de la celebración dejaba claro que era la más importante y la más dura de su vida. «En lo personal valoras mucho más lo que hacías. Antes se daba por hecho que había que ganar siempre y subir al podio. Si no vencías ya era un desastre. Y ahora he aprendido otras cosas. Quiero volver a ser Marc y lo voy notando poco a poco», reconocía abriendo su corazón. Porque no resultó ser sólo una victoria deportiva, también era un triunfo personal porque los fantasmas le asaltaron en el proceso de recuperación. «En septiembre temía, no a no volver a ganar, sino por mi brazo. No recuperaba la fuerza y tenia una infección. Parecía que íbamos hacia atrás y estaba centrado en mi vida, no en la competición. Con la tercera operación la cosa ya fue mejor. Tenía limitaciones que me hacían difícil todo», confesaba con los ojos húmedos.

Unas lágrimas que soltaron Emilio Alzamora, Santi Hernández y hasta los responsables deportivos de Honda. «Sólo él sabe lo que estamos pasando, está siendo duro para todos», decía Santi, mientras que su manager de siempre reconocía: «Es fantástico verlo feliz, se lo merecía y necesitaba esta victoria». Todos los de alrededor se alegraban por él, porque el hombre invencible se sintió débil y vulnerable, y entonces se puso a trabajar para el regreso, sin redes sociales y con su fisio un año entero viviendo en casa. Ahora ya vuelve a creer.