Deportes

El colmo de Djokovic: compra una empresa que investiga contra el coronavirus

Ha adquirido el 80 por ciento de una firma danesa que está desarrollando un tratamiento contra la covid-19

Novak Djokovic, en el aeropuerto de Belgrado
Novak Djokovic, en el aeropuerto de Belgrado FOTO: CHRISTOPHER PIKE REUTERS

Novak Djokovic ya está en Belgrado. El número uno del mundo fue recibido como un héroe en la capital serbia después de ser deportado por la Corte Federal australiana con lo que se despidió de conquistar su vigésimo primer Grand Slam en el Open de Australia. Pero la vida del balcánico sigue y a la espera de concretar cuál será su calendario para lo que resta de temporada, la última operación de Djokovic resulta cuando menos impactante. Y es que ha comprado el 80 por ciento de la firma danesa QuantBioRes, que desarrolla un tratamiento contra el coronavirus covid-19, según confirmó la propia compañía.

El director de la firma, Ivan Loncarevic, reveló a la edición digital del diario BT que la empresa está registrada oficialmente desde junio de 2020 y que su plan es fabricar un medicamento contra el coronavirus, pero no una vacuna. “Estamos preparados para diseñar un tratamiento que pueda bloquear el mecanismo de infección entre el coronavirus y nuestras células”, dijo Loncarevic a BT. El plan es que el tratamiento sea sometido a pruebas clínicas en Londres el próximo verano para luego ser aprobado por las autoridades sanitarias correspondientes. De acuerdo con Loncarevic, fue a través de sus contactos como consiguió atraer a varios inversores, entre ellos a Djokovic y su esposa Jelena. “Cuando empecé a trabajar con esto, definí el proyecto, hice un plan de negocios, expliqué quién iba a participar, lo que costaba e hice un documento oficial que envié a distintas personas que pensé podían estar interesadas”, explicó.

Djokovic se mostró desde el comienzo de la pandemia contrario a la vacunación obligatoria. Con el paso de los meses esa postura se relativizó, pero siempre se ha mostrado reticente al uso de vacunas. Su entorno familiar y su guía espiritual, Pepe Imaz, son más partidarios de la medicina natural y de ahí todo el problema que surgió con su llegada a Australia. Nole se vio obligado a abandonar el país el pasado domingo antes del arranque del torneo. Su futuro inmediato es una incógnita. En la situación actual, Djokovic sólo podría competir en Wimbledon. El resto de Grand Slams estarían vetados para el jugador de 34 años. Y no sólo eso, otros muchos torneos descartarían la presencia del balcánico por las legislaciones particulares de los diferentes países. Tres Masters 1.000 como Indian Wells, Miami o Cincinnati tampoco contarían con su presencia. Mientras, Novak ha decidido luchar contra el coronavirus a su manera.