Deportes

Djokovic, dispuesto a sacrificar su carrera antes que vacunarse

El serbio rompe su silencio y pese a su postura pide que no se le vincule con el movimiento antivacunas

El tenista serbio Novak Djokovic, número 1 del mundo, está dispuesto a sacrificar su carrera antes que vacunarse contra la covid-19. Así de claro lo dejó en unas declaraciones a la BBC. Cuando se le preguntó si estaba dispuesto a sacrificar su participación en torneos como Roland Garros o Wimbledon por su negativa a vacunarse, Djokovic respondió con contundencia: “Sí, ese es el precio que estoy dispuesto a pagar”.

Pese a esta postura, el serbio pidió que no se le asociara con el movimiento antivacunas. “Nunca estuve en contra de la vacunación, pero siempre he apoyado la libertad de elegir lo que pones en tu cuerpo”, declaró Djokovic, quien aseguró que de niño sí se había vacunado.

Ganador de 20 Grand Slam, los mismos que el suizo Roger Federer, su postura le complica la posibilidad de igualar o superar los 21 que tiene Rafa Nadal después de haber ganado el último Open de Australia. Cuestionado por qué mantenía su postura de no vacunarse, el serbio se expresó con claridad: “Porque los principios de la toma de decisiones sobre mi cuerpo son más importantes que cualquier título o cualquier otra cosa. Estoy tratando de estar en sintonía con mi cuerpo tanto como sea posible”.

Pese a todo, sostuvo que sigue “manteniendo [su] mente abierta” sobre la posibilidad de vacunarse en el futuro, “porque todos estamos tratando de encontrar colectivamente la mejor solución posible para terminar con la covid-19″. “Nunca estuve en contra de la vacunación. Entiendo que, a nivel mundial, todos están tratando de hacer un gran esfuerzo para manejar este virus y ver, con suerte, un final pronto para el virus”, añadió.

Djokovic también ofreció su versión sobre lo sucedido en Australia, país del que fue deportado. El ministro de Inmigración, Alex Hawke, ejerció el poder que le otorga la ley para quitarle el permiso para estar en el país. Los motivos que argumentó fueron que su presencia era “un riesgo para el orden civil y la salud pública”.

“Estaba realmente triste y decepcionado por la forma en que todo terminó para mí en Australia. No fue fácil”, confesó Djokovic a la BBC. “El error de declaración en el visado no se cometió deliberadamente. Fue aceptado y confirmado por el Tribunal Federal y el propio ministro en el Ministerio de Inmigración de Australia. Entonces, en realidad, lo que la gente probablemente no sabe es que no fui deportado de Australia porque no estaba vacunado, o que rompí alguna regla o que cometí un error en la declaración de mi visado. Todo eso fue realmente aprobado. La razón por la que me deportaron de Australia fue porque el ministro de Inmigración usó su discreción para cancelar mi visado debido a su percepción de que podría crear un sentimiento antivacunas en el país o en la ciudad, con lo que no estoy de acuerdo”, insistió.

Djokovic también habló de la casualidad de que diera positivo por covid-19 en diciembre, lo que le daba la posibilidad de poder entrar en Australia sin estar vacunado: “Entiendo que haya muchas críticas, y entiendo que la gente salga con diferentes teorías sobre la suerte que tuve o lo conveniente que es. Pero nadie tiene la suerte y la conveniencia de contraer covid. Millones de personas tienen y todavía están luchando con covid en todo el mundo. Así que me lo tomo muy en serio, realmente no me gusta que alguien piense que he hecho un mal uso de algo o en mi favor propio, para, ya sabes, obtener una prueba de PCR positiva y eventualmente ir a Australia”.