¿Por qué Uber, Glovo o Deliveroo salvarán los restaurantes en Europa?

Estas plataformas han aumentado a 285 millones de euros las ganancias del sector de la restauración en Europa, con unos ingresos propios de 500 millones en lo que va de año

Repartidor de una de las plataformas de reparto de comida a domicilio

Por algo cada vez son más las ciudades que quieren contar con restaurantes que tengan el servicio “delivery” o de reparto a domicilio. Este tipo de entrega, que realizan aplicaciones como Uber, Glovo, Deliveroo o Just Eat ha crecido este año hasta alcanzar la cifra de 285 millones de euros en ganancias en Europa, y que ha logrado conpara las plataformas unos ingresos propios de 500 millones en lo que va de año. Así lo indica el último estudio sobre “El impacto de las plataformas de delivery en el sector de la restauración” encargado por Uber Eats y elaborado por Deloitte, que refleja que las plataformas de reparto de comida a domicilio están facilitando a restaurantes de Londres, Madrid, París y Varsovia, entre otras ciudades, a hacerse con una batería de ventas, factuación y beneficios que no habían experimentado hasta ahora.

En el caso de España, concretamente de Madrid, las ventas de los restaurantes se han elevado un 1,5%, lo que significa 1,6 millones de comidas, con unas ganancias han sido de 23 millones de euros gracias a los márgenes cuando los pedidos de entrega directa de mayor coste se sustituyen por pedidos entregados a través de plataformas de “delivery”. En el caso de Glovo, la plataforma ha ido más allá que muchos de sus competidores y ha tejido una red de 20.000 negocios afiliados y ha pasado de tener presencia en 17 países en 2018 a los 26 de finales de 2019.

Este crecimiento también se ha reflejado en el resto de Europa. En el caso de la capital francesa y británica las ventas de comidas de restaurantes se han incrementado un 4%, y Varsovia ha aumentado su cifra un 2%. Esto se traduce en 1,6 millones de comidas adicionales vendidas cada semana. Por lo que se refiere a la facturación, la proliferación del “delivery” y del “take away” ha ayudado a que una gran cantidad de restaurantes de Londres acumulen unas ganancias de 189 millones de libras, los de Paris cerca de 94 millones de euros y en Varsovia, los establecimientos de de restauración han registrado 46 millones de zlotys.

Está claro que las preferencias de los consumidores influyen en la economía de Europa. Según el informe, siete de cada diez adultos entre 18 y 39 años han pedido comida a través de una plataforma de reparto a domicilio en los últimos siete días. Y una encuesta, de apoyo al informe, explica que solo uno de cada tres restaurantes de Londres, París y Varsovia ofrecía servicio de entrega a domicilio antes de asociarse, en este caso, con Uber Eats, con una cifra ligeramente elevada a la de Madrid que ha sido del 52%. Todo ello refleja que las “delivery” están haciendo posible una expansión global de la restauración. Se espera que el mercado crezca un 10% al año hasta alcanzar 23 millones de euros en Europa en 2023. Así, el director de la plataforma Uber Eats para Europa, Stéphane Ficaja, ha explicado que su prioridad es la de “ayudar a los restaurantes a adaptarse y prosperar en el creciente mercado de reparto de comida a domicilio”.

Takeaway gana el pulso por Just Eat

Además, la pugna entre empresas por abarcar cuanto más plataformas de comida a domicilio mejor ha comenzado nada más empezar el año. Así, Takeaway.com ha ganado la pugna que mantenía con Prosus por el control de la firma británica Just Eat. En concreto, Takeaway indica que que su oferta por Just Eat se ha asegurado compromisos por parte de los accionistas equivalentes al 80,4% del capital social de Just Eat, lo que convierte esta oferta en “incondicional”, según indica la compañía.

El consejero delegado de Takeaway.com, Jitse Groen, explica que, frente a la “época incierta” que han pasado ambas compañías por saber quien se adjudicaba la oferta presentada por la empresa panaeruopea, está “encantado de que la oferta por Just Eat haya llegado a un nivel de aceptación del 80,4%”.