Economía

Las huelgas vuelven el sábado al aeropuerto de Barajas

Los paros de los empleados de asistencia en tierra se unen con los de los vigilantes de seguridad

El año arranca con nuevas huelgas en los aeropuertos españoles. El Aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas sufrirá la primera de ellas este sábado 18 de enero. La coordinadora Cesha, a la que se han adherido CGT, CTA, USO, CC OO y UGT, ha convocado una huelga indefinida en la empresa WFS (Worldwide Flight Services) para sus empleados de asistencia en tierra, todos lo martes y sábados. Paralelamente, los vigilantes de Ilunion Seguridad que se encargan de los filtros de seguridad del aeropuerto madrileño también han convocado paros para febrero.

Al frente de la huelga de vigilantes de filtros se encuentra Alternativa Sindical. El sindicato argumenta que Ilunion “prosigue con los incumplimientos salariales y laborales” de la plantilla y ha denunciado ante el Instituto laboral la falta de descanso semanal y el abono de las diferencias del incremento del 75% de la hora extraordinaria “fijada por el Tribunal Supremo el año pasado”. Aunque las fechas aún están por determinar, los representantes de los trabajadores de Ilunion afirman que, si el caso no llega a acuerdo ante el Instituto laboral, darán el pistoletazo de salida a los paros. Los vigilantes ya han desarrollado dos huelgas en las que reclamaban el abono completo de los pluses de aeropuertos, muy especialmente el de la radioscopia (arcos de control de seguridad), una mayor conciliación familiar y algunas mejoras contractuales para que todos los contratos fuesen indefinidos. Este último punto aún está pendiente, según el sindicato. Por su parte, los empleados de asistencia en tierra en la empresa WFS reivindican el pago de atrasos, una transformación de contratos, la rotación de libranzas o algunos ajustes de jornada.

En abril de 2019, coincidiendo con la Semana Santa, la huelga indefinida del personal de seguridad de Ilunion llegó a crear colas de una hora en el acceso a los tornos. Convocada en aquella ocasión por el Sindicato Autónomo de Madrid (ATES-SAM), la segunda jornada de huelga llegó a aumentó los tiempos de espera en los controles de acceso hasta la hora y media. Por ello, ATES-SAM aconsejaba a los viajeros acudir con mayor antelación de la habitual para evitar complicaciones mayores. Los paros de los vigilantes de seguridad coincidieron en el tiempo con las protestas del personal de tierra. Un escenario que apunta a repetirse en apenas unos días.

La semana en el sector aéreo va a estar marcada por el juicio a los controladores. Mañana dará comienzo en un juzgado de Madrid el juicio contra 133 controladores aéreos acusados de abandono de función pública durante el caos de diciembre de 2010, que llevo al cierre del espacio aéreo durante cerca de 20 horas y afectó a 600.000 pasajeros. Según fuentes del sector, 119 controladores han pactado con la Fiscalía de Madrid una reducción de la multa hasta 21.000 euros y una suspensión de empleo durante cinco meses. En el caso de los representantes sindicales, la multa será de 31.500 euros.