Motor

Sekulits (DS): «Defendemos la neutralidad tecnológica, que sea el cliente el que elija»

“El pasado año la marca firmó la entrega de 4.400 unidades, una cifra que supuso un crecimiento del 1,7%”, explica en una entrevista Borja Sekulits Director general de DS España y Portugal.

Borja Sekulits, director general de DS España y Portugal
Borja Sekulits, director general de DS España y Portugal

Dirige una marca de éxito, joven, que paso a paso consolida una peculiar posición en el mercado de los automóviles de gama alta con la vitola de ser representante de un lujo francés que marca distancias con el «Premium» alemán, ante el que se va labrando un hueco diferenciado por una identidad propia, avanzada tecnología al alcance de la mano y acabados de alta costura. Sus cifras son elocuentes, ya que el pasado año firmó la entrega de 4.400 unidades, una cifra que supuso un crecimiento del 1,7% frente a una caída del mercado del 5%, además de una cuota del segmento «premium» del 7%, colocándose ya en el octavo lugar de este particular ranking. Con versiones híbrida enchufable del DS7 y la eléctrica pura del DS3, en pleno lanzamiento, la marca va a librar la batalla de la reducción de emisiones y la pelea por contribuir en PSA al cumplimiento de la exigente norma de la Unión Europea de no rebasar la media de 95 gramos de CO2 por kilómetros so pena de pagar sustanciosas multas.

-¿Cómo afrontan DS y PSA las nuevas normativas europeas anticontaminación?

En esta cuestión lo importante es que el empeño del grupo PSA es cumplir, no tanto por las multas, como por un compromiso ético con la sociedad. Nuestro presidente, Carlos Tavares, ha expresado en varias ocasiones que vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para cumplir con los objetivos que ha fijado la Unión Europea. Hoy por hoy no pensamos en las multas y como consecuencia tampoco en repercutir nada en los clientes. El cumplimiento es del Grupo y todas las marcas estamos tomando medidas desde hace tiempo: tecnológicas , de producción, de oferta al cliente, de nuevas tecnologías, con el lanzamiento de híbridos y eléctricos… y eso es en lo que tenemos que pensar. Tenemos los medios y los recursos necesarios para cumplir y es algo en lo que venimos trabajando desde hace tiempo y es en lo que estamos comprometidos.

-¿Qué perspectivas de éxito tienen los híbridos enchufables y los eléctricos?

Sin duda alguna estamos en un momento de transformación de la movilidad, en el que llegan al mercado tecnologías innovadoras como los coches eléctricos y los híbridos enchufarles, y eso implica una transformación de los fabricantes. En concreto, DS ha adquirido una serie de compromisos, entre ellos tener una alternativa eléctrica e híbrida enchufable, pero necesitamos al menos dos elementos más que van ligados a reducir la incertidumbre, a resolver las reticencias del cliente, que es lo importante. Uno es el relativo a los puntos de recarga. Se necesita un plan realmente robusto con unos plazos e inversiones concretas para tener un número de puntos de carga suficientes que den tranquilidad al cliente a la hora de disfrutar de su vehículo. Y otro es el referido a las ayudas. Se necesita un plan que facilite esa transición, porque al fin y al cabo lo que vamos hacer entre todos es aportar y contribuir a que haya menos emisiones de CO2. Se necesita un plan centralizado con continuidad en el tiempo para que el cliente tenga la certidumbre y sepa qué es lo que va a poder encontrar.

-¿Está justificada la persecución al diésel?

En absoluto y esto no es una cuestión de opinión. Simplemente, el diésel es un motor muy eficiente por su combinación de par y potencia en combinación con unas emisiones de CO2 muy reducidas y, especialmente, en países muy montañosos como es el caso de España en el que hay relieves importantes y a partir de una serie de kilómetros año es la mejor opción. Necesitamos reducir la emisión de CO2 y esta es la opción óptima para muchos usuarios. Nosotros defendemos la neutralidad tecnológica y eso quiere decir que nosotros damos al cliente la posibilidad de elegir. Nosotros vamos a hacer todo lo que está nuestro mano para reducir las emisiones, independientemente de que sea un vehículo diésel, de gasolina o bien con una solución eléctrica o híbrida enchufable. Eso es la neutralidad y eso es lo que tenemos que buscar.

-¿Es esto lo que le pide al Gobierno para neutralizar el estado de confusión creado por las declaraciones en contra de los diésel?

Lo que creo es que no es necesario que haya nuevas imposiciones, porque, repito, ya hay una reglamentación de la Unión Europea con la que todos los fabricantes estamos comprometidos y aquel que no cumpla, por el motivo que sea, va a tener la sanción correspondiente. Ya existe un marco regulatorio y ahora lo que se necesita es reducir certidumbre y neutralidad. Nosotros ya tenemos el objetivo. Lo único que pedimos es que se facilite el cambio por el bien de la sociedad.

-¿Con la unión de PSA con el grupo italiano FCA, DS seguirá siendo la marca Premium del grupo?

La integración con FCA es una buena noticia. Nos hace más fuertes. Nos da la posibilidad de ganar en ambos lados, de llegar a nuevos mercados. Lo que ocurrirá es prematuro decirlo. Los primeros mensajes dicen que se mantendrán todas la marcas en el grupo. Es pronto y habrá que resolver primero todas las cuestiones regulatorios en todos los mercados. DS seguro que tiene un futuro más brillante.