El Corte Inglés facilita la compra a los mayores y sanitarios

El grupo se vuelca con estos colectivos. Les da prioridad tanto en la venta física como en la virtual. Ha puesto en marcha un canal de preferencia para el personal que trabaja en primera línea contra el Covid-19

Las tiendas y las áreas de alimentación y gran consumo de El Corte Inglés mantienen sus puertas abiertas desde que se estableciera el confinamiento decretado tras la declaración del Estado de Alarma en España por parte del Gobierno a mediados del mes de marzo. El fin de la empresa es garantizar el suministro diario de productos frescos, envasados, refrigerados y congelados, así como otros de parafarmacia, limpieza e higiene personal. En total son unos tres centenares los establecimientos comerciales abiertos en toda la geografía nacional que comprenden los de la enseña Hipercor, los supermercados El Corte Inglés, así como los de Supercor. La compañía ha creado una plataforma especial con el fin de simplificar lo máximo posible el proceso de hacer la cesta de la compra a los profesionales sanitarios, ya que, argumentan, «somos conscientes del cansancio, el exceso de trabajo y el escaso tiempo que tienen en las circunstancias actuales». En este sentido, la operativa se gestiona a través de la gerencia de los hospitales, que facilitan los datos a los sanitarios, y de esta forma se les mandan los pedidos a sus domicilios con envío gratuito.

Asimismo, da preferencia a los mayores en sus compras, lo que se manifiesta en el acceso prioritario a los centros a primera hora cuando se lleva a cabo la apertura; cajas rápidas únicamente para ellos; ayuda en el embolsado de su compra, y toda la asistencia que requieran de su personal. Una de las prioridades de El Corte Inglés, indican fuentes del Grupo, es «la de convertir los centros comerciales en un lugar seguro para comprar y trabajar», por lo que ha activado medidas especiales para clientes y empleados. A los primeros se les provee de gel hidroalcohólico de manos antes de entrar y se les ofrecen guantes protectores, además de desinfectar constantemente todos los carritos e higienizar los bolígrafos electrónicos para formalizar el pago después de cada uso. La compañía también establece señalizaciones y visualizaciones específicas para marcar las distancias de seguridad, y controlar el aforo.

Protección total

Los trabajadores, por su parte, se hallan protegidos con guantes y mascarillas; disponen de productos para limpiarse las manos con toda la frecuencia que sea necesaria; están separados en las líneas de caja de los clientes a través de mamparas transparentes y mantienen distancias de seguridad con compañeros y clientes. Asimismo, en la entrada de personal de los centros se están instalando cámaras termográficas y/o termómetros para medir su temperatura. Si alguno presenta una compatible con el coronavirus, se le deriva al servicio médico y se le envía a casa. El Corte Inglés ofrece de esta manera una seguridad máxima, ya que existe un centro de control en cada uno de los establecimientos grandes desde donde se controla todo el recinto con el fin de poder intervenir de manera inmediata si fuera necesario. Los equipos de profesionales sanitarios, compuestos por médicos y enfermeros, con que cuentan las tiendas están especialmente atentos a la evolución del coronavirus y velan por la salud de los empleados y actúan en caso de necesidad. Asimismo, ha lanzado recientemente una aplicación que permite pagar desde el móvil con la Tarjeta de Compra de El Corte Inglés, evitando así el contacto físico. Esta App incluye otras utilidades y funciones adicionales, como aplazamiento de compras en un momento de especial dificultad, fórmulas especiales de pago y promociones, entre otras. Incluso quien no la posea puede solicitarla a través de ella.

Reforzados

El Corte Inglés ha intensificado los servicios de compra online y telefónica. Se ha reforzado el servicio de Click&Car, que se ha multiplicado por cinco en los últimos días y permite la compra a través de internet o del teléfono y la recogida del pedido en el aparcamiento del centro comercial que decida el cliente, lo que evita romper el aislamiento de la persona. Además de artículos de alimentación y gran consumo, se pueden adquirir online otros de informática y telefonía, parafarmacia, hogar, pequeño electrodoméstico, entretenimiento infantil, etc, fundamentales en estos momentos de dificultad.