El oro del Banco de España que vendió Solbes valdría hoy 6.000 millones más en el mercado

Su precio marcó ayer un nuevo récord histórico, por encima de los 2.000 dólares por onza. El ministro de Zapatero vendió el 32% de las reservas porque ya no era «un activo rentable». Por la venta, el Estado solo obtuvo 2.818 millones

En tiempos de crisis el oro es el refugio de los inversores. Este axioma económico se ha convertido en una realidad irrefutable con la crisis del coronavirus, que está logrando hitos difíciles de prever hace apenas cinco meses. Y no sólo por haber provocado la mayor crisis global desde la II Guerra Mundial o haber destruido empleo en niveles no vistos en décadas. También ha conseguido metas que los analistas no creían posible en el corto plazo: que el oro superase la barrera de los 2.000 dólares por onza.

Se ha logrado gracias al desaforado incremento del precio de los metales preciosos, que se han convertido en salvaguarda del miedo inversor. Pero ha sido especialmente el oro el que ha hecho saltar todas las marcas. Su precio por onza superó el martes por primera vez en la historia la barrera de los 2.000 dólares de valor, un 2,40% más respecto a la jornada inicial de la semana, hasta un máximo de 2.033,90 dólares por onza. Ayer, esa marca se quedó incluso atrás, al cotizar a un máximo 2.050 dólares a mitad de la sesión, aunque al cierre del mercado se quedó en 2.037,30, para establecer otra cota de récord.

Esto ha posibilitado que las reservas de este metal del Banco de España hayan disparado su valor hasta los 18.539 millones de euros, lo que significa que en apenas cinco días de agosto se ha acumulado una ganancia récord de 3.531 millones de euros, ya que según los datos del supervisor bancario al cierre del mes de julio, el valor de la 9,1 millones de onzas que atesora en su caja fuerte «solo» valían la nada desdeñable cifra de 15.108 millones.

Pero este beneficio sería aún mayor si en el año 2007 –justo en el albur del estallido de la Gran Crisis financiera–, con Pedro Solbes al frente de la cartera de Economía, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no se hubiera deshecho de hasta un 32% de las reservas acumuladas por el Estado. «El oro ya no tiene un papel fundamental como reserva porque ya no es un activo rentable», llegó a justificar ante la prensa Solbes tras tomar esa decisión. Ahora, con el precio de este metal disparado, esta afirmación parece a todas luces equivocada.

Si echamos unos simples cálculos matemáticos, la pérdida de valor de esta reserva estratégica se puede contar ahora en miles de millones de euros. Las cuentas son fáciles. Si la Administración de Zapatero se deshizo del 32% de las reservas de oro, eso se contabiliza en 4,3 millones de onzas, o lo que es lo mismo, casi 134 toneladas, que se pusieron en el mercado por un valor que, a ojos de 2020, parece una absoluta ganga. Por aquella operación el Banco de España –o el Gobierno, en su defecto– obtuvo un beneficio aproximado de 2.818 millones de euros, ya que en aquel momento el oro cotizaba a 655,49 dólares. Con una cuenta de la vieja sobre el precio actual de este metal –con todas las reservas de que no puede ser contabilizable ni mínimamente sostenible en el tiempo la comparación–, el Estado tendría en su fondo de reserva 5.942 millones más, ya que el valor actual de esas 4,3 millones de onzas sería de 8.760 millones, un 210% más.

El impulso en el precio del oro se ha beneficiado por la huida de los inversores de los mercados tradicionales debido a la incertidumbre económica y política provocada por la pandemia y por la decisión de los bancos centrales de recortar los tipos de interés e inundar los mercados con dinero en efectivo para responder a la ralentización del crecimiento y reactivar la economía. Además, esta marca coincide con la debilidad creciente de la moneda estadounidense, otro de los valores refugio del dinero.

Pero este espectacular despegue no se circunscribe sólo al valor del oro. Lo mismo está sucediendo con otros metales preciosos. La plata sube más de un 7% y supera ya los 25 dólares por onza, el nivel más alto desde septiembre de 2013; el platino se dirige hacia los 1.000 dólares –si traspasa esa barrera lograría también batir otra marca– y el paladio supera incluso el valor de oro y se sitúa cerca de los 2.300 dólares por onza. En los últimos siete días los precios de estos metales han aumentado en los mercados entre un 13% y un 25%.

Pese al descalabro realizado por Solbes, España se encuentra todavía en el Top 20 de los países con mayores reservas de oro del mundo, con 282 toneladas de las casi 34.000 toneladas que poseen los bancos centrales en todo el mundo, según los últimos datos del Consejo Mundial del Oro (World Gold Council). Estados Unidos guarda en Fort Knox la cuarta parte de las reservas mundiales y encabeza la lista. Alemania le sigue de lejos, con 3.370 toneladas e Italia cierra el podio con más de 2.400 toneladas.