Los compradores creen que el precio de las casas está inflado 30.000 euros de media

El descuento medio ofrecido al arrancar la negociación ronda el 21%, según idealista

Siempre se dice que la compra de una vivienda es la adquisición más importante que la mayoría de las familias españolas hará a lo largo de su vida. No es de extrañar que el proceso para seleccionar hogar sea largo y minucioso hasta que se encuentra un inmueble que se considera que se ajusta a las necesidades tanto habitacionales como económicas de la familia. Aunque la realidad es que, al final, la parte económica es la que suele acabar inclinando la balanza en la mayoría de las ocasiones, lo que convierte la negociación del precio en un duro tira y afloja. Porque, de entrada, las ofertas que realizan los compradores están 30.000 euros de media por debajo de lo que piden los vendedores.

Idealista, el mayor portal inmobiliario de España, tiene una herramienta que mide los descuentos por comunidades pedidos por los compradores de vivienda. Según los últimos datos, los de agosto, las ofertas de compra enviadas por los usuarios de idealista al vendedor al contestar a la pregunta «¿Cuánto pagarías por este inmueble?» están un 21,2% por debajo del precio al que están puestas las viviendas a la venta. Tomando como referencia el precio medio de la vivienda en venta del mes de agosto de idealista, 1.735 euros el metro cuadrado, y que el tamaño medio de la vivienda más habitual en España sería de 83 metros cuadrados, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el diferencial entre lo que inicialmente piden los vendedores y lo que ofrecen los compradores sería de 30.241 euros. Si se tomara como referencia el tamaño medio de las viviendas españolas, que según el Catastro es de 144 metros cuadrados, esta diferencia se ampliaría hasta los 52.466 euros.

De igual forma que el mercado residencial español funciona a varias velocidades, la herramienta de idealista también refleja diferencias en las pujas por comunidades. Los asturianos (24,8%) son los que, de primeras, hacen las ofertas más bajas al entablar la negociación. Los madrileños (19,3%) son los que más están dispuestos a ajustarse al precio pedido por el vendedor de la vivienda.

El mercado de la vivienda sigue, de momento, digiriendo los efectos del coronavirus. En julio, encadenó su cuarto mes consecutivo con una caída superior el 30% en lo que a compraventas se refiere en términos internanuales. Según los datos hechos públicos ayer por el INE, el número de operaciones se redujo un 32,4%, hasta las 32.654. El porcentaje, no obstante, es sensiblemente inferior a los meses de junio (34,3%), mayo (53,7%) y abril (39,2%), cuando los efectos de la pandemia condujeron al confinamiento del país y paralizaron casi al completo la actividad.

La caída de julio afectó tanto a la compraventa de vivienda de segunda mano, que se hundió un 34,9%, como a la nueva, que lo hizo un 21,2%, encadenando cinco meses seguidos con descensos superiores al 20%. Fue, además, generalizada en todas las comunidades autónomas, pues sólo avanzó en el País Vasco, donde las ventas se incrementaron un 14,7% con respecto a las de 2019.

A pesar de estos datos, tanto Fotocasa como pisos.com son optimistas y consideran que el sector se está poco a poco dando la vuelta aunque queden meses de caídas interanuales.