La OMC sentencia que los aranceles de Trump a China violan las leyes comerciales

La Organización Mundial de Comercio cree que Estados Unidos se excedió al imponer tasas por valor de 400.000 millones de dólares a productos chinos

La Organización Mundial de Comercio (OMC) ha señalado este martes que la guerra arancelaria de la Administración de Donald Trump a China va en contra de las leyes comerciales internacionales. Así lo ha señalado un panel de expertos de la organización, alegando que el Ejecutivo estadounidense rompió las regulaciones a nivel global cuando impuso aranceles en los bienes chinos en 2018 por valor de unos 400.000 millones de dólares (337.600 millones de euros).

De este modo, el panel ha determinado que los impuestos fueron discriminatorios y excesivos, agregando que Estados Unidos no había demostrado que las medidas estuvieran previamente justificadas. Por su parte, Estados Unidos ha afirmado que los impuestos a las importaciones chinas durante la administración Trump estaban justificados bajo la ley estadounidense porque China había incurrido en prácticas comerciales desleales al obligar a las empresas estadounidenses a entregar tecnología sensible y robar su propiedad intelectual.

Según recoge el británico ‘Financial Times’, este nuevo paso probablemente incremente la hostilidad del ejecutivo norteamericano hacia la organización comercial, de la que frecuentemente ha amenazado con retirarse a menos que introduzca reformas en sus operaciones. El secretario de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, ha expresado que la declaración del organismo confirmaba que este era “completamente inadecuado” para confrontar las “dañinas” políticas tecnológicas de China. “Estados Unidos deben poder defenderse a sí mismos contra las prácticas comerciales injustas, y la Administración Trump no dejará a China utilizar la OMC para tomar ventaja sobre los trabajadores, empresas y granjeros americanos”, ha expresado Lighthizer.

A partir de ahora, Estados Unidos podría apelar la sentencia. Sin embargo, el órgano de apelación del mecanismo de resolución de la OMC no está activo tras la no aprobación de Estados Unidos en la nominación de nuevos jueces hasta que se reforme la institución. Pese a que ambos países establecieron una tregua en esta guerra arancelaria en enero, los impuestos por el país norteamericano siguen vigentes. Las relaciones entre las dos administraciones, además, se han recrudecido tras la pandemia de coronavirus.

Sin efecto sobre la “Fase Uno”

El representante comercial estadounidense destacó, no obstante, que esta decisión no afecta los compromisos adquiridos a principios de este año entre ambos países para resolver sus disputas comerciales y que se derivaron de estas acciones. “Es importante señalar que este informe no tiene ningún efecto sobre el histórico Acuerdo de Fase Uno entre Estados Unidos y China, que incluye compromisos nuevos y exigibles por parte de China para prevenir el robo de tecnología estadounidense”, dijo Lighthizer.

También se quejó de que el dictamen haya considerado “las acciones tomadas por EE.UU. para combatir el robo generalizado y dañino de tecnología y propiedad intelectual estadounidenses por parte de China eran incompatibles con las reglas de la OMC”.