Así blanqueaban cientos de miles de millones los grandes bancos mundiales

JPMorgan, HSBC, Standard Chartered y Deutsche Bank, acusados de lavar dinero negro del crimen organizado entre 1999 y 2017

Un extenso análisis de documentos secretos del Gobierno de EE UU revela que grandes bancos de todo el mundo presuntamente siguen desafiando las enérgicas medidas contra el blanqueo de dinero pese a las advertencias y multas de las autoridades, según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por siglas en inglés). El ICIJ asegura en un amplio reportaje que los registros analizados de documentos filtrados muestran que los bancos JPMorgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon han seguido beneficiándose de jugadores poderosos y peligrosos. Indica además que eso ha continuado incluso después de que las autoridades estadounidenses multaran a estas entidades financieras por fallos anteriores en detener los flujos de dinero sucio. Se trata del mismo organismo que desveló los escándalos de ‘Los papeles de Panamá’, la corrupción en la petrolera estatal angoleña, Sonangol, o la represión del Gobierno chino contra la minoría uigur.

Según los documentos obtenidos por el ICIJ, una serie de grandes bancos procesaron transacciones por valor de dos billones de dólares (1,697 billones de euros) entre 1999 y 2017 pese a ser conscientes de que eran sospechosas de formar parte de algún tipo de delito financiero, como el blanqueo de capitales, corrupción, fraude, crimen organizado y financiación del terrorismo. Según los datos de la investigación, Deutsche Bank informó a las autoridades de que había procesado pagos sospechosos por valor de 1,3 billones de dólares (1,103 millones de euros), mientras que JPMorgan informó en ese mismo periodo de tiempo de transacciones sospechosas por valor de 514.0000 millones de dólares (436.281 millones de euros). Standard Chartered procesó 166.000 millones (140.900 millones de euros), seguida de Bank of New York Mellon, con 64.000 millones de dólares (54.532 millones de euros); Barclays, con 21.700 millones de dólares (18.416 millones de euros); Société Générale, con 8.500 millones de dólares (7.213 millones de euros); HSBC, con 4.500 millones de dólares (3.819 millones de euros) y Commerzbank, con 1.700 millones de dólares (1.442 millones de euros).

16 meses de investigación

De acuerdo con la investigación de 16 meses, cuyos hallazgos principales publicó en su página, las agencias estadounidenses responsables de hacer cumplir las leyes de lavado de dinero “rara vez” procesan a los megabancos que infringen la ley. También aseguran en su informe que las acciones que toman las autoridades apenas repercuten en la avalancha de dinero que fluye a través del sistema financiero internacional. En algunos casos, advierte el informe, los bancos siguieron moviendo fondos ilícitos incluso después de que funcionarios estadounidenses les advirtieran de que afrontarían procesos penales si no dejaban de hacer negocios con mafiosos, estafadores o regímenes corruptos.

Asegura el análisis que JPMorgan, el banco más grande con sede en EE UU, transfirió dinero para personas y empresas vinculadas al saqueo masivo de fondos públicos en Malasia, Venezuela y Ucrania según los documentos filtrados del Gobierno, conocidos como FinCEN Files. El análisis del consorcio de periodistas mostró además, según el artículo, que el banco también procesó más de 50 millones de dólares en pagos durante una década para Paul Manafort, el exgerente de campaña del presidente de EE UU Donald Trump. Explican que el banco transfirió al menos 6,9 millones de dólares en transacciones de Manafort en los 14 meses posteriores a su renuncia a la campaña. De acuerdo con el artículo, en respuesta a las preguntas hechas al banco, JPMorgan indicó que está legalmente prohibido hablar de clientes o transacciones y en el mismo sentido contestó HSBC.

Los documentos filtrados incluyen más de 2.100 informes de actividades sospechosas presentados por bancos y otras firmas financieras en la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de EE UU. La agencia, conocida como FinCEN, es una unidad de inteligencia en el corazón del sistema global para combatir el lavado de dinero. Explica que BuzzFeed News obtuvo los registros y los compartió con el Consorcio de Periodistas, que organizó un equipo de más de 400 reporteros de 110 organizaciones de noticias en 88 países para investigar el mundo de los bancos y el lavado de dinero.

Las autoridades estadounidenses, que desempeñan un papel de liderazgo en la batalla global contra el lavado de dinero, han ordenado a los grandes bancos que reformen sus prácticas, los multó con cientos e incluso miles de millones de dólares y los amenazó con presentar cargos penales como parte de los denominados acuerdos de enjuiciamiento diferido, pero, según la investigación, esas tácticas “no han funcionado”, añade el artículo. Igualmente indicó que el Departamento de Justicia se negó a responder preguntas específicas y que, a través de un comunicado, un portavoz de la división criminal indicó que “mantiene su compromiso de investigar y enjuiciar agresivamente los delitos financieros, incluido el lavado de dinero, donde sea que los encontremos”