¿Qué beneficios tiene un ERTE para los trabajadores inactivos?

Se mantiene y asegura el antiguo puesto, se puede trabajar en otro sector y no consumen paro

La renovación y ampliación por rebrote de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor hasta finales de enero va a suponer un desembolso desde abril hasta esa fecha superior a los 25.000 millones de euros, según los propios cálculos de la Seguridad Social. De momento, hasta septiembre pasado, el gasto supera ya al crédito aprobado por el Consejo de la Unión Europea para que España financie esta herramienta, un crédito de nada menos que 21.325 millones. Con un coste tan elevado, ¿qué ventajas tienen estos ERTE sobre el desempleo?

¿Se puede seguir vinculado a la empresa y trabajar en otra actividad durante el ERTE?

Sí. Se sigue vinculado a la empresa con todos los beneficios adquiridos, tales como el seguro médico privado, por ejemplo. El empleado puede seguir utilizando los instrumentos a disposición que tenía en periodo de actividad (ordenadores, conexiones, teléfonos, herramientas digitales, como el correo electrónico... Así pues, se mantiene el vínculo contractual, pero se suspende temporalmente por causa de fuerza mayor. Mientras, el trabajador por su cuenta tiene libertad para trabajar en otro sector no afectado. El trabajador dejará de percibir la prestación por parte del SEPE y la empresa de origen seguirá cotizando por la base mínima. Además, se incluye una prestación para fijos discontinuos afectados por ERTE, que podrán cobrar el ERTE mientras lo compatibilizan con otro trabajo siempre y cuando en este otro empleo no se supere el 100% de la cotización.

¿Tienen todos los trabajadores en ERTE derecho a la prestación, aunque no hayan cotizado suficiente?

El trabajador en ERTE pasa a cobrar la prestación por desempleo los días de duración del expediente. La prestación por desempleo mantendrá su cuantía en el 70% de la base reguladora a los seis meses de percibirse y se descarta que bajen al 50%. Es decir, las prestaciones oscilan entre 1.098 euros y 1.411,83 euros mensuales en función de los hijos a cargo. Aunque normalmente para percibir la prestación por desempleo es necesario haber trabajado y cotizado al menos 360 días dentro de los 6 años anteriores, los trabajadores que no cumplan este requisito pueden acceder a ella en los casos de ERTE por causa de fuerza mayor.

¿Se consume tiempo de paro?

Era uno de los debates sobre la mesa. Finalmente, la prórroga mantiene que los trabajadores en ERTE del Covid no consuman paro mientras cobren el ERTE. La prestación se eleva de 180 días a 196 días y se extenderá hasta el 1 de enero de 2022. En sentido contrario, tampoco se generan derechos adicionales de desempleo durante el ERTE.

¿Se asegura el empleo?

El puesto de trabajo está blindado durante seis meses. De hecho, el trabajador debe reincorporarse a su puesto de trabajo anterior al ERTE. Además, se prorroga además hasta el 31 de enero de 2021 la «prohibición» al despido por causas objetivas y la suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad, lo que supone de facto prorrogar estos contratos.

¿Qué más ventajas obtienen los trabajadores en ERTE?

Tendrán prioridad para acceder a las iniciativas de formación del sistema de formación profesional para el empleo.