El Gobierno fija el déficit de las autonomías para 2021 en el 2,2% pero podrán saltárselo

El Consejo de Política Fiscal aprueba el techo de gasto para 2020 y 2021. El Consejo de Ministros aprobará el nuevo cuadro macroeconómico, con una previsión de una caída del PIB de entre el 10% y el 11%

Las comunidades autónomas ya saben con qué márgenes podrán trabajar en sus presupuestos para el próximo año. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, les ha comunicado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) -el primero celebrado desde el impacto de la pandemia- que el objetivo de déficit para 2021 queda fijado en el 2,2%, del que la mitad, 1,1% -que la ministra cifró en 13.400 millones de euros-, sería asumido por la Administración central y el resto sería gestionado por la propias autonomías. La ministra expuso a los representantes de Hacienda de las regiones la decisión de suspender la aplicación de las reglas fiscales en 2021. El CPFF aprobó tanto los objetivos de déficit y deuda de cumplimiento obligatorio por parte de las administraciones en 2021, sino que Hacienda comunicó también las previsiones de déficit que el Gobierno tiene de cara al cierre de 2020, así como una tasa de referencia orientativa sobre la que las administraciones territoriales deben elaborar sus próximos presupuestos y calcular el gasto en un ejercicio en el que estarán libres de cumplir con las reglas fiscales.

Aunque la titular de Hacienda ha vuelto a advertir que la suspensión de las reglas fiscales y de los objetivos de déficit y deuda “no significa en ningún caso la suspensión de responsabilidad fiscal de los gobiernos autonómicos, locales o del Ejecutivo de España”, las autonomías podrán saltarse este tope y gastar por encima, ya que el Gobierno lo ha establecido como valor de referencia y no como valor de obligado cumplimiento al haberse suprimido las reglas fiscales. La suspensión de estas reglas fiscales responde a la decisión tomada por la Comisión Europea en marzo de activar la cláusula de escape que permite suspender el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de forma temporal para hacer frente a la crisis del coronavirus.

Con la celebración de este CPFF, de la suspensión de las reglas fiscales y de marcar el objetivo de déficit para las administraciones en el 2,2% en 2021, queda anulada la anterior senda de estabilidad, que fue fijada por este mismo órgano en febrero, cuando se determinó un objetivo de déficit para las autonomías del 0,2% del PIB para 2020 y del 0,1% para 2021. Montero también adelantó que en 2021 las comunidades autónomas contarán con unas entregas a cuenta de más de 105.000 millones, “un nivel similar al de 2020”, dijo, a lo que se sumará una previsión de liquidación de 9.076 millones y el mayor margen que permitirá el levantamiento del objetivo de déficit.

Por otra, parte, el Consejo de Ministros aprobará mañana el nuevo cuadro macroeconómico, con una previsión de una caída del PIB de doble dígito que oscilaría entre el 10% y el 11% para este año, así como el nuevo límite de gasto no financiero (‘techo de gasto’), si bien no verá la luz una nueva senda de estabilidad presupuestaria tras haber suspendido las reglas fiscales para 2020 y 2021, aunque sí informará sobre las tasas de referencia del déficit para que las distintas administraciones puedan elaborar sus presupuestos. Montero también ha comunicado que España contará con 12.436 millones del fondo europeo REACT-EU, y la mayor parte (10.000 millones) serán para los territorios.