Las autonomías necesitan una inyección de 49.000 millones para afrontar la crisis solo este año

La deuda de las regiones se disparará en 2021 hasta casi 300.000 millones, el 193% de su PIB

El gasto sanitario y social ha disparado el gasto. En la imagen, una enfermera del Hospital Sant Pau de Barcelona inyecta la vacuna de covid-19 a una compañera
El gasto sanitario y social ha disparado el gasto. En la imagen, una enfermera del Hospital Sant Pau de Barcelona inyecta la vacuna de covid-19 a una compañeraMarta PérezEFE

Las comunidades autónomas españolas rompen la tendencia a la contención iniciada en 2016 y como consecuencia de la pandemia, de la crisis económica y del déficit, y dispararán su deuda con respecto a unos ingresos menguantes. Con este cóctel, el resultado es que las regiones no cumplirán con el objetivo de déficit del 1,1% del PIB establecido por el Gobierno para 2021, frente al 0,2% de 2020, lo que elevará la deuda hasta los 291.000 millones de euros a finales de 2021, con una ratio del 193%, frente al 187% de los dos últimos años, según la agencia Moody’s, que mantiene una perspectiva negativa para las autonomías.

Moody’s espera que las regiones reciban transferencias del Estado y fondos europeos en 2021, aunque cree que no serán suficientes para mitigar el impacto de la pandemia, ya que las necesidades de financiación de las comunidades autónomas se elevarán hasta los 49.000 millones de euros, frente a los 34.500 millones de 2019, como consecuencia principalmente de los vencimientos de deuda previstos para 2021 (el 67% de las necesidades de financiación) y el incremento sustancial de los déficits que será financiado con nueva deuda (el 22% de las necesidades de financiación).

Las regiones se ven lastradas por la incertidumbre que rodea la recuperación económica de la Eurozona y en particular de España, donde un crecimiento de los ingresos fiscales inferior al previsto puede tumbar todas las previsiones de recuperación.

Moody’s señaló ayer de que España será el país de la zona euro que registrará un mayor rebote del PIB en 2021, con un crecimiento del 6%, frente a la media del 4,7% de la Eurozona, aunque cerrará el año como la economía más alejada de la recuperación del nivel previo a la pandemia tras haber sufrido en 2020 el mayor impacto por la crisis del Covid, con una contracción del 11,4%, frente a la media del 7,7% de la zona euro.