Por qué la tarifa plana eléctrica no es la mejor forma de combatir la subida de la luz

Resulta hasta un 46% más cara que el PVPC. El ahorro puede alcanzar los 230 euros al año para un hogar medio si se opta por tarifas tradicionales

Un hombre toca una llave de la luz
Un hombre toca una llave de la luzJesús Hellín Europa Press

“Ni planas, ni baratas”, así califica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a las tarifas planas de electricidad que ofrecen algunas compañías. Su contratación no es una buena forma de paliar la reciente subida de la luz en plena ola de frío, advierte OCU. El pasado viernes 8 de enero el precio medio diario de la luz alcanzó los 94,99 euros MWh, el segundo más alto de su historia, duplicándose en comparación con el precio medio mensual con que cerró diciembre. Movidos por la indignación y el ánimo de ahorrar, algunos clientes pueden plantearse la opción de cambiar a una tarifa plana eléctrica, pero este error les saldrá muy caro. ¿El motivo? Tienen límites de consumo y resultan hasta un 46% más caras que el PVPC, según recoge un estudio de OCU.

¿Cómo funcionan?

Las tarifas planas establecen una cuota mensual fija independientemente de que su consumo varíe a lo largo de los meses. “El importe de la cuota lo propone la empresa comercializadora basándose en los registros de consumo de la vivienda, que figuran en una base de datos accesible para todas las empresas”, explica OCU.

No son realmente planas

Para el estudio, la Organización ha utilizado 100 viviendas, identificadas con el número CUPS y con sus datos de consumo históricos, y ha preguntado de forma anónima la cuota que pagarían con tarifa plana a todas las comercializadoras que las ofrecen: Endesa, Repsol, Naturgy, Holaluz y Podo.

Este tipo de tarifas no son realmente planas, ya que todas ellas establecen un límite a partir del cual cambian de tarifa, incrementan su coste o, como sucede con la de Naturgy (que en realidad es un bono de kWh anual), facturan el consumo extra a un precio elevado. Cada kWh de más se factura a un precio con recargo (0,258 euros/kWh), “el doble de un precio razonable”, denuncia OCU.

Por su parte, Endesa y Repsol indican que podrían cambiar de tarifa al usuario si se supera en un 30% el consumo respecto al año anterior y Podo lo eleva a un 50%. Pero ninguna de estas compañías informa sobre el consumo a partir del cual lo calcula. Es el caso de Holaluz, indica también que suspendería la tarifa si se sobrepasa mucho el consumo habitual, pero sin señalar un límite concreto.

¿Cuánto más caras son?

El sobrecoste de estas tarifas es del 46% si se compara con la tarifa PVPC (utilizando como referencia el precio medio los últimos 12 meses) y del 30% si se compara con una buena oferta con precio fijo. La propuesta de Naturgy es la menos interesante. En caso de optar por una tarifa plana, la factura mensual medida de los 100 hogares incluidos en el análisis sería de 89,7 euros al mes, muy alejada de los 51 euros al mes que pagaría un hogar con la tarifa PVPC o los 59 euros que pagaría con una buena oferta con precio fijo. El ahorro puede alcanzar los 230 euros al año para un hogar medio si se evitan las tarifa planas eléctricas.

La política de tarifas planas, en opinión de OCU, “supone una invitación al descontrol en el consumo” y advierte de que “el reciente incremento del coste de la energía y la complejidad de las futuras tarifas de acceso que llegarán en abril serán el caldo de cultivo ideal para que muchos consumidores acaben contratando tarifas planas muy poco rentables”.