La pandemia duplica los coches sin la ITV, que suma ya el 45% del parque móvil

No pasar la inspección puede costar hasta 500 euros. La patronal estima que cumplir con la normativa evita 540 muertes al año

Estación de ITV de Castilla y León
Estación de ITV de Castilla y LeónIcal

La crisis del coronavirus ha traído también otra crisis inesperada en el parque automovilístico español: la de los conductores que deciden no tener tener la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en regla. Esto ha provocado que el número de vehículos que circulan al margen de la legalidad normativa vigente se ha duplicado desde el impacto de la pandemia. En concreto, un 45% de los automóviles la tienen caducada actualmente y, de ellos, un 20% todavía no ha cumplido con la inspección desde antes de la pandemia.

Los dueños de los coches que han decidido no cumplir con la ITV se arriesgan a una sanción que puede llegar a los 500 euros. Si no se ha acudido a un centro autorizado en el tiempo especificado tras su última revisión, la multa será de 200 euros -que se quedaría en la mitad, 100 euros con pronto pago-. Si se circula con un coche que ha intentado pasar la ITV y el resultado ha sido desfavorable, la multa será de 200 euros -100 euros con pronto pago. Si se circula con una ITV negativa, la multa ascenderá a 500 euros, sin posibilidad de rebaja.

Las 80 entidades asociadas a la patronal AECA-ITV, que gestionan 393 centros y 1.015 líneas de inspección, han alertado de esta grave situación, ya que los vehículos cuya fecha de vencimiento de la ITV es posterior al pasado 1 de septiembre no disponen ya de la moratoria aplicada por la pandemia, y solo queda habilitada la prórroga hasta el próximo 2 de marzo para aquellos vehículos que les caducó durante el primer estado de alarma. Si no es así, los propietarios deben realizar su inspección, coincidiendo con la fecha que indique la documentación del vehículo sin que haya duda sobre su aplicación.

Según la patronal, los propietarios no pueden alegar desconocimiento de la actual situación, por lo que, “cuanto antes”, deben cumplir con sus obligaciones. Recuerda que se ha hecho un importante trabajo mediante los medios de comunicación y las redes sociales para facilitar a los conductores toda la información necesaria en cuanto a plazos, prórrogas o sobre el protocolo Covid exigido, entre otros aspectos. En su comunicado, advierte que las empresas de ITV han realizado un “gran esfuerzo laboral y económico” para incrementar la capacidad global de inspecciones en un 30%, y de forma muy significativa en aquellos vehículos con mayor riesgo potencial de daños personales, como son los autocares, vehículos comerciales y de mercancías, en los que el incremento ha sido del 65% en la capacidad de inspecciones.

“La pandemia se ha llevado muchas vidas por delante. Nuestro país no puede asumir más muertes que podían haberse evitado, como ocurre con un alto número de siniestros en carretera. Porque la ITV salva vidas”, ha subrayado el director gerente de AECA-ITV, Guillermo Magaz.

Según un estudio del Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles ‘Duque de Santomauro’ (ISVA), la ITV evita al año 540 víctimas mortales por accidente y por emisiones contaminantes, 12.000 heridos de diversa consideración y 17.700 accidentes de tráfico. Además, el estudio señala que podrían haberse evitado al menos 8.800 accidentes, más de 7.000 heridos y 81 muertes adicionales, si el total de los vehículos que no acuden a las inspecciones obligatorias lo hubieran hecho. En esta línea, si todos los automóviles hubieran pasado la ITV, podrían evitarse cerca de 80 muertes prematuras adicionales por emisiones contaminantes.