Bankia y CaixaBank serán el viernes un solo banco tras la autorización de Competencia

La entidad que preside Goirigolzarri dejará de cotizar ese día en Bolsa para integrarse en CaixaBank. Su marca desaparecerá en verano y la fusión total se producirá a finales de este año

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, interviene durante la Junta General Ordinaria de Accionistas de Bankia
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, interviene durante la Junta General Ordinaria de Accionistas de Bankia FOTO: Rober Solsona

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) ha autorizado oficialmente la fusión de CaixaBank y Bankia con el compromiso de que el nuevo grupo actuará “para evitar la exclusión financiera y el posible endurecimiento de comisiones y condiciones comerciales”, según ha informado en un comunicado. La CNMC ha dado su visto bueno a la operación ya que no supone “una amenaza para la competencia en estos mercados”, ya sea porque las cuotas resultantes “no son preocupantes” o porque existe la suficiente competencia.

Sin embargo, el análisis de la CNMC concluye que la operación alerta sobre su influencia en determinados ámbitos del mercado de banca minorista, especialmente en lo que se refiere a presencia en pequeñas localidades y acuerdos para el uso de cajeros.

Por tanto, hasta el viernes 26 de marzo llegará la historia de Bankia como una entidad propia e independiente. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri dejará de cotizar en la Bolsa española al cierre del mercado de este mismo viernes, cuando esta previsto que se inicie oficialmente el proceso de fusión con CaixaBank. El canje de acciones entre ambos bancos está sujeto a que quede consumada la operación si antes de dicha fecha se logran obtener las autorizaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y del Ministerio de Asuntos Económicos que preside Nadia Calviño.

A partir de entonces comenzará la operación real de las dos entidades, que culminará con la integración tecnológica que, en principio, está prevista para finales de 2021. “Iniciamos un nuevo proyecto acompañados por el mejor compañero de viaje que podíamos tener para esta nueva etapa, que es CaixaBank”, ha reiterado Goirigolzarri en la duodécima y última junta de accionistas de la entidad. Una vez con el visto bueno de la CNMC se procederá al canje de acciones y a la cotización de los nuevas títulos, y comenzará la integración real de las dos entidades, que culminará con la integración tecnológica, prevista para finales de este año.

Según han confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) las dos entidades, el lunes 29 -si se mantienen todas las previsiones- ya comenzarían a cotizar los nuevos títulos emitidos por el banco resultante para atender a la ecuación de canje de la fusión. CaixaBank emitirá 2.079 millones de acciones ordinarias para atender a la ecuación de canje de la fusión con Bankia, fijada en 0,6845 títulos nuevos del primer banco, por cada acción del segundo.

En su intervención ante los accionistas, Goirigolzarri ha recordado que será el nuevo consejo de administración de CaixaBank el que proponga a la junta el reparto de dividendo, al que tendrán derecho todos los accionistas de Bankia a fecha del reparto, en las mismas condiciones que los de CaixaBank. El todavía presidente de Bankia también ha hecho balance del plan estratégico del grupo y del año 2020 marcado por la crisis derivada de la pandemia, y ha defendido “la decisión estratégica clave” de fusionarse con CaixaBank, que “nos mantendrá como una entidad con una gran fortaleza financiera capaz de generar una rentabilidad sostenible, una condición necesaria para poder maximizar los dividendos en efectivo”.

La fusión, en palabras de Goirigolzarri, es un proyecto “enormemente ilusionante” porque se va a crear el primer grupo financiero en España y, más allá del tamaño, debe conducir a liderar el profundo proceso de transformación del sector financiero. También ha querido destacar el “enorme orgullo” que siente hacia el equipo que ha conseguido durante este tiempo lo que muchos dudaban que fuera posible, “convertir a Bankia en un banco sostenible, solvente y con altos índices de satisfacción por la calidad de servicio prestada”. Y ha aprovechado para subrayar que Bankia ha pasado de ser el principal problema del sector financiero y de estabilidad en España en 2012, a ser “un referente dentro del sector y a contribuir de forma decisiva a la mejora socioeconómica del país”.

Pese a ello, ha admitido ser “plenamente consciente” de que el proceso de adaptación de los equipos a corto plazo no será fácil, pero se ha mostrado convencido de que, en el medio plazo, sus profesionales tendrán acceso a muchas mayores posibilidades de crecimiento en sus carreras.

En cuanto a los números, Goirigolzarri ha destacado del balance del plan estratégico para el periodo 2018-2020 su capacidad de generar capital. El plan contemplaba la propuesta de generar 2.500 millones de euros en tres años para distribuirlo a los accionistas. “No sólo lo hemos conseguido, sino que hemos superado esa cifra, llegando hasta casi los 3.000 millones de euros, 2.932 millones exactamente. O, lo que es lo mismo, en términos de ratio de capital CET1, lo hemos elevado hasta el 15,48%”, ha remarcado. Sin embargo, aunque ha cumplido su objetivo, el banco finalmente no ha podido distribuir este capital a sus accionistas debido al entorno supervisor y regulatorio como consecuencia de la pandemia.

Ahora, todo queda pendiente de la decisión de la CNMC y del Ministerio de Asuntos Económicos -que se manifestará en cuestión de horas, ya que todo está ya cerrado-, por lo que el canje de acciones se hará de inmediato para que el próximo viernes quede consumada la operación.