Botín supedita la recuperación económica en el segundo semestre a cumplir los plazos de vacunación

Cree que si se ejecuta “bien” el plan de vacunación, la economía española podría experimentar “un intenso rebote” en la segunda mitad del año. Pide que se mantengan los apoyos fiscales

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general de accionistas de 2021 celebrada hoy
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general de accionistas de 2021 celebrada hoyBANCO SANTANDER

La vacunación es clave. Las vacunas están venciendo al virus y abren la puerta a la recuperación”. Así de esperanzada se manifestó la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, durante su discurso al inicio de la junta general ordinaria de accionistas, que se celebra en la sede central de la entidad en Boadilla del Monte, en la que ha reconocido que la economía mundial está empezando a recuperarse y “a mostrar resiliencia”, aunque ha advertido de que existen condicionantes que pueden acabar con ello si no se toman medidas. En este sentido, cree que si se ejecuta “bien” el plan de vacunación, la economía española podría experimentar “un intenso rebote” en la segunda mitad del año, que se extendería durante 2022.

Para ello, entiende que “la vacunación es clave. Las vacunas están venciendo al virus y abren la puerta a la recuperación”. Pero para que sea así ha resaltado la importancia de contar con un pasaporte de vacunación europeo que permita reactivar el turismo y la hostelería, pues “cuanto antes se apruebe, antes se recuperará la movilidad”, ha asegurado. “España podrá así ser protagonista en esta nueva etapa y volver a liderar el crecimiento en los próximos años, y llegar a crecer por encima del 5% en 2021 y 2022 si lo hacemos bien, cumplimos los objetivos de vacunación y se implementa el paquete fiscal en EE.UU. de manera rápida”, reiteró.

La presidenta de Banco Santander también quiso mandar un mensaje los gobiernos para que no retiren el apoyo fiscal demasiado pronto y que trabajen juntos para garantizar una recuperación “rápida y sostenible”. Con visión de medio plazo, considera que los fondos europeos serán “muy relevantes” y la llegada rápida de dichos fondos a las empresas permitirá acelerar la recuperación de la economía española y minimizar los daños de la crisis. La presidenta del Santander ha recomendado ir más allá y aprovechar el momento para hacer reformas que atraigan y animen la inversión local y de extranjeros y mejoren la productividad y la capacidad de crear empleo y riqueza de un modo inclusivo. “Es la mejor forma de garantizar el estado de bienestar”, ha opinado.

Asimismo, Botín ha insistido en que hay que proteger a las empresas viables y apoyar a las empresas innovadoras con potencial transformador y ha asegurado que los bancos seguirán contribuyendo a ello. También ha valorado que los niveles de actividad se están recuperando en gran parte de la economía, aunque en sectores como la hostelería, la restauración y el ocio la actividad está aún un 40% por debajo de los niveles precrisis. En este sentido, ha reiterado el papel de la banca canalizando los fondos, pues en su opinión se trata del sector mejor posicionado para entender qué necesita cada empresa y cuál es la mejor manera de ayudarlas a salir reforzadas. “Hay que proteger a las empresas viables y apoyar a las empresas innovadoras con potencial transformador, y tengan por seguro que los bancos seguiremos estando ahí (..). Esperamos seguir contribuyendo a la recuperación con un crecimiento de nuestra cartera de crédito de 40.000 millones de euros en todas nuestras geografías”, ha señalado.

Durante su intervención constató que los niveles de actividad “se están recuperando en gran parte de la economía española”, gracias a medidas desplegadas por el Gobierno como los avales del ICO, de los que se han beneficiado 1 de cada 5 empresa; o los mecanismos de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Con todas las medidas, reconoció que el país ha logrado limitar a 600.000 la destrucción de empleos “frente a los 3,5 millones que se perdieron en la gran crisis financiera”, pese a encajar el PIB una caída similar a la registrada en la crisis anterior.

En ámbito más financiero y centrada ya en el Santander adelantó que en lo que va de año su evolución del negocio “ha sido positiva”, con los ingresos “en línea” con los del cuarto trimestre del 2020, una buena generación de ahorros en Europa y menor coste de crédito. Con todo ello indicó que el banco proyecta lograr un crecimiento del RoTE ordinario cercano al 10% este año, “y del 13% al 15% en el medio plazo”. Esto dará a la entidad que preside “una mayor capacidad de generación de capital, generando a su vez mayor crecimiento, rentabilidad y retorno a los accionistas”, señaló, anunciando además que da “flexibilidad” para poder remunerar al accionista “de manera atractiva”.

La intención del Santander es, precisamente, retomar una política de remuneración a los accionistas entre el 40% y 50% del beneficio ordinario del grupo, para lo que avanzó la intención de periodificar” durante el año importe necesario en el ratio de capital a fin de retribuir al inversor cuando el BCE lo permita.

Santander ha confirmado su intención de comprar el 8,2% que le falta de su filial mexicana, actualmente en manos de inversores minoristas, en lo que invertirá en torno a 550 millones de euros. “Creemos en México, en el potencial de su sector financiero y de Santander México, que hoy es uno de los bancos líderes en el país”, ha dicho. La operación se cerrará, previsiblemente, en el segundo o tercer trimestre de 2021 y será “muy positiva” para los accionistas, pues cumple con los criterios “estratégicos y financieros” del banco, tiene un retorno “atractivo” sobre el capital y permitirá elevar en el futuro el beneficio neto del grupo y la generación orgánica de capital.