El Corte Inglés prevé duplicar sus ventas por internet en cinco años

La junta de accionistas respalda el plan estratégico 2021-2026. La empresa quiere doblar el resultado y reducir un 60% la deuda. Anuncia para otoño una nueva tarjeta de compra universal

La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez; el consejero delegado, Víctor del Pozo (i) y José Ramón de Hoces (d), durante la junta general del Corte Inglés
La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez; el consejero delegado, Víctor del Pozo (i) y José Ramón de Hoces (d), durante la junta general del Corte InglésEl Corte Ingles/EFE

La junta de accionistas de El Corte Inglés ha respaldado el plan estratégico 2021-2026 que en términos económico financieros prevé doblar el resultado y reducir en un 60 % la deuda del grupo. La previsión a medio plazo sobre las cuentas de la compañía se fundamentaría en un resultado bruto de explotación (ebitda) de 1.700 millones de euros (1.097 millones en 2019 y 142 millones en 2020), y multiplicar la venta electrónica hasta representar el 30 % de la facturación, frente al 17% actual, ha comunicado la cadena.

El respaldo accionarial se produce tras la aprobación de las cuentas del último ejercicio, que se cerró con las pérdidas más abultadas de la historia de la empresa (2.945 millones de euros). La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, ha dicho a los accionistas sobre el último ejercicio que ha resultado “clave para la transformación” del modelo de negocio y ha añadido que les ha hecho “más fuertes y más sólidos”. Álvarez ha precisado en su alocución que el grupo “ya está en plena recuperación” y ha avanzado que, al margen del efecto del turismo, el primer trimestre de este año se cerrará con cifras “muy cercanas” a las de 2019.

Nuevos negocios

El nuevo plan estratégico se fundamenta en un cambio de modelo de la empresa, para pasar de ser una tienda tradicional a un ecosistema de negocios del mercado español, como indica en una nota su consejero delegado, Víctor del Pozo. El plan incluye nuevas actividades de negocio, tales como la logística, un operador móvil (Sweno), la comercializador de energía, servicios de seguridad o de alarmas (Sicor), que coexistirán con otros ya existentes como “retail”, viajes, seguros y servicios financieros. Del Pozo ha señalado que El Corte Inglés va a evolucionar desde un ‘retailer’ a un “ecosistema de servicios y negocios, donde las nuevas actividades tendrán un papel relevante”. “Es decir, una empresa que hace la vida más fácil de las personas al ofrecer la mejor selección de productos y servicios”, ha añadido.

La presidenta de la compañía ha resaltado además que todo ello se realizará “en el marco del rigor, la seriedad y la austeridad” que “siempre” ha caracterizado a la empresa. “Esto nos permitirá avanzar en nuestro modelo de negocio. Un modelo de éxito y futuro”, ha subrayado.

Nueva tarjeta de compra

La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, ha confirmado en la junta general de accionistas celebrada este viernes que el grupo lanzará el próximo otoño una nueva tarjeta de compra universal que se podrá utilizar en cualquier lugar del mundo. Esta nueva tarjeta de El Corte Inglés, tras el acuerdo alcanzado con Mastercard, facilitará que los 12 millones de usuarios que tienen la tradicional tarjeta del grupo (con la que se pueden aplazar pagos) se conviertan a la sazón en clientes bancarios.

Con la tarjeta y desde este otoño, los usuarios de la misma podrán no solo efectuar las compras en los centros comerciales del grupo, sino que también podrán comprar en cualquier comercio, restaurante o centro de ocio. De esta forma, los clientes de El Corte Inglés que soliciten la nueva tarjeta se convertirán en potenciales competidores de los bancos relevantes del sector. El anuncio de Álvarez significa que la iniciativa ha obtenido la aprobación del Banco de España, el último trámite que faltaba en la operación.

La junta aprobó también, dentro del plan estratégico, nuevos planes de incentivos vinculados a los objetivos de la empresa y la remuneración del Consejo de Administración, que pasa a ser de nueve miembros después de la salida de los históricos Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, así como el reparto con cargo a reservas voluntarias de libre disposición. La junta de accionistas se ha celebrado por primera vez en un día laborable, ya que tradicionalmente tenía lugar el último fin de semana de agosto, salvo el año pasado, que se celebró el 26 de julio, y después de que la agencia de calificación S&P haya decidido mantener el rating del grupo en BB+ y el de sus bonos en BBB-, siguiendo la decisión de Moody’s y Fitch.