El sector industrial español pisa el acelerador

Motores de avión, aerogeneradores, satélites, turbinas eólicas, contenedores de energía, la punta de lanza de la renovación del sector industrial

Curiosity, el primer equipo de Sener en Marte
Curiosity, el primer equipo de Sener en Marte FOTO: Sener

A lo largo de la historia la industria ha actuado como el principal motor del cambio para la sociedad y ha sido indiscutible generadora de progreso y bienestar. En los países más avanzados la industria es la actividad que origina, en buena parte, su competitividad a largo plazo. Además, su efecto arrastre hacia el resto de sectores, el tipo de empleo que genera, de mayor calidad, su capacidad de innovar y de extender la tecnología que aplica a toda la sociedad, hace de la industria una actividad puntera y esencial para el crecimiento de la productividad de cualquier economía y, en consecuencia, para su potencial de crecimiento a largo plazo.

Según la Comisión Europea, el sector industrial es fundamental para el progreso y la prosperidad de nuestro continente, ya que constituye más del 20% de la economía de la UE y emplea a 35 millones de personas, sin contar los millones de puestos de trabajo adicionales dentro y fuera de Europa relacionados con ella. Representa, además, el 80% de las exportaciones y es una de las principales razones que explican la posición de la UE como principal proveedor mundial.

Sin embargo, el peso de la industria en España está aún lejos de alcanzar el 20% del PIB, y los datos del último ejercicio no van a ayudar a avanzar hacia esa meta, ya que en el conjunto del año 2020 y en gran parte debido a la pandemia del COVID-19, la cifra de negocios de la industria en España se situó en el 14,7%, según datos facilitados por el INE.

A pesar de ello, el sector industrial español es la segunda rama de actividad más importante de nuestra economía, tras el sector servicios, tanto por su contribución al PIB, como en términos de empleo. En 2019, el sector de la industria empleó a 2,3 millones de personas, y generó una cifra de negocios de 681.318 millones de euros. El 82,3% de la facturación del sector industrial en 2019 correspondió a la industria manufacturera. Las ramas de actividad con mayor contribución a la facturación industrial en 2019 fueron la industria de la alimentación (con el 16,3% del total), producción, transporte y distribución de energía eléctrica (11,3%) y fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques (11,1%). Por su parte, las que emplearon mayor número de personas fueron la Industria de la alimentación (con un 17,1% del empleo del sector), Fabricación de productos metálicos, excepto maquinaria y equipo (11,1%) y Fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques (6,9%).

La industria es además clave en el sector exterior. El 33,4% de las ventas de las empresas del Sector Industrial en 2019 se realizó fuera de España, el 22,1% se dirigió a países de la Unión Europea y el 11,3% al resto del mundo. Las ramas de actividad con mayor porcentaje de ventas fuera de España fueron Fabricación de otro material de transporte (74,3%), Fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques (68,6%) y Fabricación de productos farmacéuticos (54,7%). En definitiva, la economía española dispone de un tejido industrial diverso, exportador y de productividad elevada .

En este escenario, la Unión Europea ha señalado con acierto como una de sus grandes prioridades la reindustrialización de la economía comunitaria, a partir de esa apuesta por la doble transición ecológica y digital, a fin de hacer a nuestra economía más resiliente ante las contingencias que puedan producirse en el futuro. Como no podía ser de otro modo, España ha asumido esa prioridad dentro de su Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y la patronal CEOE, en representación de todo el sector empresarial español, también ha situado la apuesta por la industria como una de sus grandes prioridades.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, anunció esta misma semana que para el año 2022, el presupuesto previsto para política industrial será el más alto de la historia. Más de 4.831 millones de euros. «Con estos presupuestos y los recursos procedentes del Plan de Recuperación queremos afianzar la recuperación industrial, mejorar la productividad y acelerar la transformación industrial en transición ecológica y digitalización», señaló Maroto.

¿Qué hacen nuestras empresas?

España puede presumir de contar con un sector industrial a la vanguardia en tecnologías punteras. Construimos motores de avión, aerogeneradores, satélites, turbinas eólicas, contenedores de energía, etc. además de estar muy bien posicionados en hidrógeno verde, otro sector clave. Como ejemplo de empresa puntera está el caso de ITP Aero, la empresa de motores y componentes aeronáuticos de España y la novena compañía del sector en todo el mundo. Hace un mes Rolls-Royce anunció la firma de un acuerdo definitivo para vender el 100% de ITP Aero por aproximadamente 1.700 millones de euros a Bain Capital, que lidera un consorcio de empresas vascas y españolas compuesto por SAPA y JB Capital. La sede y principal huella industrial de ITP Aero se encuentra en el País Vasco, con cerca de 2.000 empleados de los 4.300 que emplea la compañía a nivel global. ITP Aero participa en proyectos estratégicos de defensa, como en los principales consorcios europeos de motores aeronáuticas de defensa: motor EJ200 para el caza Eurofighter; motor TP 400 para el transporte A400M; motor MTR390-E del helicóptero tigre. Esta empresa vasca no ha sido ajena a los efectos de la COVID-19 y en 2020 sus ingresos cayeron un 25% hasta los 735 millones de euros. Según las previsiones de esta compañía y las del sector, no se alcanzarán niveles del 2019 (previos a la COVID-19) hasta 2023-2024.

Otro ejemplo de empresa española puntera en tecnología es Sener. Este grupo privado de ingeniería y tecnología fundado en 1956 tiene más 2.350 profesionales que trabajan en sus 19 oficinas repartidas por todo el mundo. Sus ingresos ordinarios de explotación superaron en 2019 los 433 millones de euros. En el sector aeroespacial, Sener es un referente mundial, con más de 275 equipos y sistemas lanzados con éxito en satélites y vehículos espaciales para agencias de Estados Unidos (NASA), Europa (ESA), Japón (JAXA) y Rusia (Roscosmos). Entre las principales misiones espaciales de Sener destacan el telescopio Hubble, la sonda Rosetta y los satélites Gaia, MTG, SEOSat/Ingenio, SMOS, Pléiades, Herschel y Planck, IXV, Proba-3, Solar Orbiter, Euclid, Juice, FLEX, Mars 2020 y el rover Curiosity que se encuentra en Marte. En Defensa, esta compañía es reconocida internacionalmente como un proveedor fiable de productos y servicios con alto valor añadido. Es centro europeo de excelencia en el diseño, desarrollo, producción, integración, ensayos y soporte logístico de sistemas de actuación y control para diferentes programas de misiles. En Aeronáutica, Sener ha desarrollado sistemas electromecánicos y líneas de fabricación aeronáuticas, con una cartera de proyectos que abarca trabajos para aviones Airbus y Boeing.

Energía

En el sector energético, España también puede presumir de contar con empresas con fuerte peso en el exterior. Es el caso de la valenciana Power Electronics. Fundada en 1987, con sus divisiones de solar, almacenamiento, movilidad eléctrica y drives, y más de 3.000 empleados en 50 países, es líder mundial en almacenamiento energético, además de ser el primer fabricante de inversores solares en Europa, América y Oceanía. Participa en más de 1.100 proyectos fotovoltaicos encargados de convertir la corriente continua en corriente alterna lista para suministrar a la red.

En la industria eólica, las empresas españolas también son punteras. Somos el tercer país de Europa en fabricación de aerogeneradores y el quinto a nivel mundial, según datos de Reoltec. El 99% de los aerogeneradores que se fabrican en España se exportan . Además la industria tecnológica española ha fabricado el 12% de todos los aerogeneradores y componentes instalados en el mundo. Entre las empresas fabricantes de aerogeneradores destaca Acciona Windpower, del grupo español Acciona S. A. Como filial de Acciona Energy, uno de los mayores desarrolladores y operadores de energía renovable del mundo, la empresa inauguró su primera planta de producción en Barásoain (Navarra) en 2003. Con la introducción de la exitosa plataforma AW1500, el inicio de la producción en serie en 2005 y la posterior evolución a la categoría de 3 MW, la empresa se convirtió en uno de los principales fabricantes en España y en el mercado mundial. En abril de 2016, Acciona Windpower se fusionó con la empresa alemana Nordex para convertirse en uno de los fabricantes líderes de aerogeneradores a nivel mundial. Destacan otras dentro de este sector como la vasca Ingeteam especializada en la conversión de energía eléctrica y HWG dedicada a la fabricación de torres eólicas.

España también pisa fuerte en la construcción de buques. De hecho se ha consolidado como el segundo país con más unidades contratadas o entregadas en la Unión Europea y el décimo a nivel mundial. En 2020 el número de unidades en construcción aumentó un 18% con 53 buques con un importe superior a 2.000 millones de euros, según el informe anual de actividad del sector elaborado por Pymar. Mención especial merece el astillero Gondan. Fundado en el siglo XIX ha construido más de 300 barcos, convirtiéndose en un referente en la construcción naval a medida. SOERMAR (Sociedad para el Estudio de los Recursos Marítimos) está desarrollando con Astilleros Zamakona el mayor buque arrastrero de especies pelágicas compacto y ecoeficiente, que contiene innovaciones punteras en el entorno de la Unión Europea. El ahorro y la eficiencia energéticos, que ayudarán a reducir las emisiones contaminantes, procederán de la utilización de equipos más eficaces y de la aplicación de nuevas formas y tecnologías que permitirán la generación de energía por los sistemas utilizados para realizar actividades habituales.

España también cuenta con empresas públicas punteras, como Navantia, dedicada a la fabricación de buques militares y civiles de alta tecnología. Pero hay más y de otros sectores, como Network Steel del sector del acero. Posee en Aranda de Duero las instalaciones de decapado de bobina laminada en caliente más moderna de Europa. Por otro lado, la factoría ferroviaria del grupo suizo Stadler en Valencia acaba de conseguir un importante pedido de locomotoras en las antípodas.

Para afianzar a recuperación del sector industrial el Gobierno trabaja ya en una nueva Ley de Industria. En estos momentos, el Instituto de Ingeniería de España lidera el Foro de Alto Nivel de la Industria donde se aglutinan las aportaciones a la futura ley de las distintas asociaciones del sector industrial. Desde el sector de la ingeniería, el presidente de la Comisión de Industria y Energía de Tecniberia, Joaquín de Hita, explica que no «debemos dejar escapar la oportunidad de aportar ideas a una ley que va a marcar lo que será la industria 2030 en España».

Industria en España
Industria en España FOTO: Antonio Cruz