Marta Ortega, la hija del fundador de Inditex que empezó su carrera como dependienta en Zara

La futura presidenta de la compañía conoce bien los entresijos del grupo en el que lleva trabajando 15 años

Si de algo no se podrá acusar a Marta Ortega (Vigo, 10 de enero de 1984) cuando asuma las riendas de Inditex es de no conocer la empresa. Como ha asegurado hoy el todavía presidente del grupo, Pablo Isla, “es una persona que conoce muy bien la empresa, que lleva quince años con nosotros, y es una muy buena noticia que pase a ser la presidenta de la compañía a partir del 1 de abril”. Ortega no sólo conoce a la perfección la zona noble de la compañía, sino todos y cada uno de sus peldaños, pues empezó desde abajo, como dependienta en la tienda londinense de Zara en el barrio de Chelsea a los 23 años.

Allí, desde su humilde condición de dependienta anónima, comenzó su aprendizaje sobre el engranaje del imperio textil que estaba destinado a heredar. Porque, como ha resaltado hoy Inditex en la nota en que ha anunciado su futuro nombramiento, lo suyo es la culminación de un relevo generacional en el que Isla ha hecho de brillante puente entre el padre y fundador de la compañía, Amancio Ortega, y su hija.

Fue precisamente su padre el que quiso que Marta fuese ocupando diferentes puestos dentro de la compañía para que la conociese bien y estuviera a la altura llegado el momento de la sucesión. Por eso, nada más terminar sus estudios superiores en Londres, en la European Business School, donde se licenció en Comercio Internacional, en 2007, se incorporó a la tienda de Chelsea. Después conoció otros departamentos como los de ventas, diseño o finanzas. Ahora, en el de desarrollo de producto y diseño para Zara, ha impulsado campañas con los más reputados creativos del sector como Steven Meisel, Fabien Baron, Karl Templer o Luca Guadagnino, así como el lanzamiento de nuevas colecciones premium, incluyendo Zara SRPLS y Charlotte Gainsbourg by Zara.

Presentación

Aunque el relevo ha pillado a todo el mundo por relativa sorpresa por el momento, no porque no estuviera en la hoja de ruta, Isla ha asegurado que se llevaba tiempo cocinando y que era el momento idóneo. Tal vez por eso, en agosto pasado Marta Ortega comenzó a preparar el terreno y avanzó que estaba “abierta” a adoptar el cargo que el gigante textil considerase necesario para ella, aunque incidió en que prefería trabajar de cerca con los productos de la compañía, según subrayó en una entrevista concedida a “The Wall Street Journal Magazine”. “Siempre estaré en cualquier sitio en el que la empresa más me necesite”, explicó. En este sentido, agregó que aunque entonces no tenía pensado adoptar un cargo formal en la ejecutiva de la empresa, estaba “abierta” a ello. “Para ser honesta, me gustaría estar cerca del producto. Creo que es lo que mi padre siempre hizo”, apostilló. En este sentido, y en el mismo artículo, Isla afirmaba que el papel de Marta Ortega en la empresa sería más significativo en la próxima década a medida que la empresa aumente su foco en la sostenibilidad.

Este campo, el de la sostenibilidad, es uno de los desafíos que deberá abordar la futura presidenta de Inditex cuando se ponga al frente de la compañía. El otro será culminar la transformación digital que emprendió Pablo Isla y que ha convertido a la compañía en líder mundial del sector, con más de un 25% de sus ventas procedentes del canal online. Un modelo, ha dicho el todavía presidente, que no es negociable.

Discreta como su padre en lo personal, su destacada posición en el mundo de la moda -es habitual de las revistas del corazón y las de moda marcando tendencias- la ha dejado, sin embargo, más expuesta al foco público. Está casada en segundas nupcias y es madre de dos hijos. Su primer marido fue un jinete profesional -es muy aficionada a la hípica- Sergio Álvarez Moya, con el que se casó en 2012. Se divorciaron de mutuo acuerdo en 2015 y tuvieron un hijo, Amancio, de ocho años. Un año después de su separación conoció al que es su actual marido, Carlos Torretta Echivaria. Se conocieron en 2016, en una fiesta de cumpleaños. Se casaron en 2018, en lo que fue uno de los acontecimientos sociales del año y que contó con 400 invitados.

Marta Ortega es la única hija del segundo matrimonio de Amancio Ortega con Flora Pérez. Tiene dos hermanos mayores que ella, Sandra (53 años) y Marcos (50 años), del primer matrimonio de su padre con Rosalía Mera, que murió en 2013.