¿Por qué se ha retrasado tanto el tope al gas?

Sánchez, quien aseguró que el supuesto ahorro eléctrico estaría en vigor hace mes y medio, anunciaba el sí de Bruselas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con las vicepresidentas Nadia Calviño (c) y Teresa Ribera (d) en el Congreso de los Diputados
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con las vicepresidentas Nadia Calviño (c) y Teresa Ribera (d) en el Congreso de los Diputados FOTO: FERNANDO ALVARADO EFE

Las hojas del calendario van pasando y el denominado “tope al gas” sigue sin entrar en vigor pese a que el Gobierno lo aprobaba hace casi un mes y aunque el 25 de marzo, cuando el Consejo Europeo levantaba la mano sobre la “excepción ibérica”, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba que estaría en vigor en un mes.

Sin embargo, los sucesivos retrasos han supuesto un calvario para los consumidores e industrias. El primero de ellos fue su aprobación por el Gobierno tras las clásicas pugnas internas entre socialistas y comunistas. Fue el pasado 13 de mayo cuando, en un Consejo de Ministros extraordinario celebrado ese viernes, se rubricaba el mecanismo para limitar el precio del gas para la generación eléctrica a una media de 48,8 euros por megavatio/hora (MWh) durante un periodo de doce meses, cubriendo así el próximo invierno, período en el que los precios de la energía son habitualmente caros.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguraba entonces que el tope suponía que Europa daba la razón al Gobierno ya que entendía “las causas por las que España y Portugal deben contar con esta excepción” y defendía que “por primera vez no pagarán los mismos” al reducirse “los beneficios extraordinarios de las eléctricas para que haya beneficios para todos”. Sin embargo, casi un mes después, Bruselas acaba de dar su aprobación sobre la propuesta ibérica pese a que Ribera aseguraba ese viernes 13 que, tras la publicación en el BOE ese fin de semana, la entrada en vigor definitiva podría retrasarse “unas dos semanas” hasta que la Comisión Europea ratificase la decisión del Gobierno español.

Camino de las cuatro semanas ya, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avanzaba hoy su “convencimiento” de que la Comisión Europea aprobaría, definitivamente, el mecanismo ibérico para topar el precio del gas destinado a la producción eléctrica, que supondrá una rebaja de “entre un 15 y un 20%” en la factura. Durante su comparecencia en el pleno del Congreso, Sánchez ha aseguraba esta mañana que lo haría “muy pronto”. Tanto como esta misma tarde.

Todo indica que, con esos plazos tan ambiguos, la medida ya no entrará en vigor hasta bien entrado junio. Una vez aprobado por la Comisión Europea el mecanismo entrará automáticamente en vigor tras la convalidación del real decreto ley que regula esta cuestión.

En este sentido, Sánchez ha pedido el “apoyo expreso” de todos los grupos parlamentarios para que respalden, durante la sesión plenaria de mañana, jueves, esta “importante medida que va en la dirección de proteger a familias y empresas de este país”.

El mecanismo tendrá una vigencia de doce meses y durante las primeras semanas se establecerá un tope al precio del gas de 40 euros por megavatio hora (MWh), que después irá subiendo progresivamente hasta alcanzar una media durante todo el periodo de unos 50 euros/MWh.

El Gobierno considera que la medida abaratará un 38% los precios del “pool” eléctrico, desde los 210 euros MWh de media del primer trimestre de este año hasta los 130 euros MWh. Pese a todo, su impacto en el recibo será menor del esperado. Las eléctricas consideran que la medida podría encarecer el recibo de buena parte de los consumidores.