Los “riders” de Uber Eats que trabajen como autónomos podrán fijar el precio de reparto

La plataforma está trabajando en un nuevo modelo que permitirá recuperar a los “riders” autónomos. UGT denuncia que se trata de una estrategia para hacer frente al caso del presunto ERE encubierto, que podría conllevar la readmisión de 4.000 trabajadores

Mochila de reparto de Uber Eats
Mochila de reparto de Uber Eats

Uber Eats ha cumplido su amenaza al ministerio de Trabajo y ya trabaja para recuperar a los “riders” autónomos. Este lunes 8 de agosto, la plataforma envió un correo a sus antiguos repartidores informándoles de que podrán volver a operar como autónomos próximamente. En el email, Uber Eats defiende estar “trabajando en una nueva herramienta, ajustada al marco regulatorio actual”. Para garantizar el “control total” de los repartidores sobre su trabajo, la principal diferencia con el actual modelo es que los “riders” tendrán la capacidad de fijar sus propias tarifas de reparto.

“Ante la evidencia de que la mayoría de los repartidores en España quieren trabajar como autónomos, estamos explorando un nuevo modelo que les permita hacerlo al tiempo que se cumple con la regulación vigente. En cualquier caso, seguiremos ofreciendo la opción de trabajar con nuestras flotas colaboradoras”, explicaba un portavoz de Uber Eats a La RAZÓN. El nuevo modelo operativo de Uber Eats está actualmente “en fase de prueba” y aún no tiene fijada una fecha de aplicación, aclaran desde la compañía, pero sí tiene unas bases ya asentadas.

El cambio más importante con el que Uber Eats pretende garantizar la independencia de los “riders” y esquivar la presunción de laboralidad es que el repartidor autónomo pueda “fijar el precio de los repartos libremente”. “No habría ningún tipo de mínimo, ni de máximo, ni tampoco rangos horarios”, como hace en cambio Glovo, explican fuentes de la empresa. Desde la compañía reconocen a LA RAZÓN que el desarrollo está siendo complejo y su puesta en marcha dependerá de cómo evolucione, aunque la acogida entre los antiguos repartidores ha sido positiva.

Correo de Uber Eats anunciando a sus antiguos repartidores que volverán a operar con "riders" autónomos
Correo de Uber Eats anunciando a sus antiguos repartidores que volverán a operar con "riders" autónomos FOTO: La Razón

El correo informativo enviado a antiguos repartidores ayer a las 19:00h tiene el objetivo de “tomar la temperatura” al colectivo de “riders” para saber si estarían interesados en trabajar con Uber Eats de nuevo si se implanta de forma definitiva este modelo híbrido, que combinaría las flotas de repartidores subcontratados y el trabajo autónomo.

Al parecer, sí que lo están, ya que la noticia no ha tardado en ser celebrada por las asociaciones de “riders” defensoras del modelo autónomo. “Sin duda alguna es la mejor noticia que los ‘riders’ hemos recibido tras un año de despidos, incertidumbres y preocupaciones desde la ley. Con esta acción Uber da el ejemplo de que siempre es posible reconstruir y volver a empezar, cuestión que se hace extensiva a todos los que perdimos el trabajo. Hemos visto cómo los compañeros no paran de celebrar en las redes sociales y en los grupos de WhatsApp y Telegram, parecen como si fuesen mensajes de año nuevo, pero es simplemente gente feliz de recuperar los trabajos perdidos debido a legislaciones ideológicas, hechas sin datos y a espaldas de la mayoría de afectados”, apunta Gustavo Gaviria, portavoz de Repartidores Unidos, asociación defensora del modelo de “riders” autónomos, en declaraciones a LA RAZÓN.

Por su parte, Fernando Roan Gómez, presidente de la Asociación Unificada de Riders (AUR), valora “con gran esperanza el más que posible regreso de los autónomos a Uber Eats, dado que el sector se ha visto afectado desde la entrada en vigor de ‘Ley Rider’ por recortes sistemáticos en ingresos y por el monopolio de Glovo, que ha bajado constantemente las tarifas a los ‘riders’”. No obstante, AUR pide garantías a Uber Eats, “como bien hizo Deliveroo”, si finalmente no es capaz de implantar el modelo autónomo y se ve obligado a abandonar España porque la legislación vigente hace inviable su negocio.

“De igual manera es una noticia positiva al romper con el monopolio que dejó la fuga de empresas y tener más opciones en el mercado, así, ya que Yolanda Díaz y sus sindicatos UGT y CCOO no nos escucharon pese a habernos manifestado en más de treinta oportunidades con miles de Riders en las calles de veinte ciudades pidiendo un modelo de autónomos reforzado para mejorar nuestras condiciones, resulta cuanto menos positivo que el libre mercado y la competencia entre plataformas por obtener nuestro trabajo se encarguen de ello”, añade Gaviria.

Fuentes de Uber Eats reconocen a LA RAZÓN que este cambio de rumbo en su estrategia frente a la “Ley Rider” viene motivado por la desventaja competitiva generada por Glovo en el sector del delivery. En lugar de contratar a los “riders” como asalariados, la firma de las mochilas amarillas decidió mantener al 80% de sus repartidores como autónomos, alegando que los cambios realizados en la relación con los trabajadores eran suficientes para cumplir la “Ley Rider”. De esta manera, Glovo ha ido ganando cuota de mercado en el último año debido a los menores costes laborales que conlleva trabajar con autónomos y a la capacidad de atraer a “riders”. De hecho, este martes, Uber Eats ha asegurado que como consecuencia de la entrada en vigor de la ley ha tenido que cerrar operaciones en 66 mercados (como Ibiza) y reducir los horarios de apertura en otros 120 (como Bilbao). La empresa denuncia que ante la falta de adaptación de su competidor a la regulación y ante la inacción de ministerio de Trabajo, han tomado la determinación de crear un modelo híbrido de trabajo asalariado y autónomo.

Reacción de Uber Eats ante la sentencia por ERE encubierto

Fernando Luján, secretario confederal de UGT, señala a LA RAZÓN que Uber Eats podría estar adoptando esta medida ante la posibilidad de tener que readmitir a 4.000 repartidores por un presunto ERE encubierto que la plataforma llevó a cabo en agosto de 2021. “En una sentencia del 20 de julio de 2022, el Tribunal Supremo estima un recurso de casación interpuesto por UGT frente a Uber Eats para impugnar un presunto despido colectivo que se había producido por Uber Eats el pasado 12 de agosto, cuando entró en vigor la ‘Ley Rider’. El ERE afectaba a alrededor de 4.000 personas. Esto supone que probablemente los contratos extinguidos serán declarados nulos y tendrán que readmitir a esos 4.000 trabajadores. Por lo tanto, no es una cuestión neutra, sino la reacción de Uber Eats a una sentencia que le da la razón a UGT y es contraria a los interesas de la compañía”, declara Luján.

Sobre la posibilidad de adaptar la prestación de servicios para lograr un modelo autónomo, Fernando Luján subraya que la aplicación de la “Ley Rider” “no es objeto de negociación, ni de conveniencia”. “La ley es suficientemente clara en la presunción de laboralidad que afecta a las plataformas empleadoras y toda esta estrategia no supone nada más que darle vueltas a lo que está suficientemente claro”, añade. Y por si todo esto no fuera suficiente, el secretario confederal de UGT explica que las autoridades europeas ya tienen un proyecto de directiva para regular las plataformas que incide también en la presunción de laboralidad de las personas que prestan sus servicios a estas empresas. “No parece que se vaya a poder eludir la aplicación de la ley, ni desde el punto de vista de la legislación española, ni desde el punto de vista de los órganos judiciales españoles, ni desde las instituciones europeas“, concluye Luján.