MENÚ
martes 15 octubre 2019
07:58
Actualizado

El morado es el nuevo rojo

La protesta feminista destaca en las manifestaciones del Primero de Mayo, en las que miles de trabajadores reclaman mayor igualdad de género, mejor empleo, mayores salarios y pensiones dignas, por ese orden.

  • Manifestaciones del 1 de Mayo
    Cabecera de la manifestación convocada por los principales sindicatos catalanes, CCOO y UGT, con motivo del Primero de Mayo, hoy en Barcelona. EFE/Marta Pérez
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

02 de mayo de 2018. 16:51h

Comentada
Jesús Martín/ M. Ramón.  Madrid. 1/5/2018

La Fiesta del Trabajo fue más que nunca una celebración lúdica, algo menos reivindicativa que en ediciones anteriores. Las 35.000 personas que aproximadamente se dieron cita en Madrid (12.000 para la delegación del Gobierno) festejaron la subida de las pensiones del 1,6% que los Presupuestos Generales del Estado prevén para este año, la marcha de la negociación salarial (un 1,53% en los convenio firmados en el primer trimestre) y dieron un homenaje a las mujeres trabajadoras, en un momento especialmente delicado tras la sentencia judicial dictada contra «La Manada». Hubo muchas pancartas, pequeñas, portables, para los manifestantes, pero pocas voces reclamando mejoras. El lema del Primero de Mayo era muy genérico: «Tiempo de ganar. Igualdad. Mejor empleo: Mayores salarios. Pensiones dignas». Demasiados, quizás, para concentrar la atención de los asistentes en un solo. tema. Fue una fiesta de las banderas en las que predominó el rojo de las banderas de CC OO y UGT y el violeta que mueve la defensa de la igusaldad entre hombres y mujeres.

Los líderes políticos que han acudido a la manifestación también destacaron la necesidad de trabajar por empleos y salarios dignos. Así, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, reivindicó una reforma del estatuto de los trabajadores que identifique el trabajo con oportunidades, derechos y sueldos dignos. «Dignidad e igualdad a cambio de la actual precariedad de muchos trabajadores. Esa es la propuesta que queremos reivindicar el 1 de mayo», indicó el líder socialista durante su participación en la manifestación convocada por los sindicatos.

Por su parte, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, indicó que es el momento de reivindicar el derecho a una «vida digna», sin precariedad ni desigualdad. Garzón apuntó que las movilizaciones de ayer son continuidad de las recientes manifestaciones por las pensiones públicas, que han demostrado que «movilizarse sirve» para cambiar las cosas. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que también asistió a la manifestación, quiso estar cerca de los trabajadores del Teatro de la Zarzuela, a quienes mostró su respaldo en la protesta contra la fusión con el Teatro Real porque «no se puede consentir» que los trabajadores públicos «sean entregado a manos privadas». En declaraciones a los medios a las puertas del recinto y antes de participar en la manifestación, Iglesias destacó que la fusión entre los dos teatros, aprobada en Consejo de Ministros el pasado mes, implican un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores y suponen además la continuación de una dinámica de «destrucción de lo público» por parte de las administraciones del Partido Popular.

Ciudadanos y el PP se sumaron a la celebración del Primero de Mayo de distintas formas.Ningún dirigente de los «populares» asistió a la manifestación, como viene siendo tradicional. Tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la ministra de Empleo, Fátima Báñez, publicaron sendos mensajes en la red social Twitter sobre el Primero de Mayo. El jefe del Ejecutivo reafirmó el «compromiso» de su Ejecutivo «con el empleo estable y de calidad», mientras que Báñez ha pedido seguir «sumando juntos» para consolidar la recuperación, con «más y mejores» empleos e igualdad real entre hombres y mujeres Desde Cs, su secretario general, José Manuel Villegas, ha asegurado que la formación naranja plantea una reforma del mercado laboral para «acabar con la precariedad, bajar el paro y subir los salarios».

En el resto de España, la manifestación más numerosa fue la de Cataluña, donde miles de personas salieron a la calle para reivindicar salarios y pensiones dignas. La Guardia Urbana ha calculado unos 8.000 asistentes en Barcelona, mientras que los sindicatos aseguran que movilizaron a unas 30.000 personas. Por las capitales de Castilla y León se manifestaron cerca de 17.000 personas con pancartas y gritos en defensa de la igualdad de género, contra la brecha salarial y para reivindicar pensiones dignas. Según cifras de los sindicalistas, 9.000 personas salieron en las manifestaciones organizadas en Castilla-La Mancha.

En Galicia, miles de manifestantes salieron a las calles en varias localidades para reclamar igualdad, una mejora salarial y pensiones dignas. En Murcia la cifra de manifestantes fue de 5.000 personas, en una jornada que contó con los diputados nacionales de Podemos Rafael Mayoral y Alberto Rodríguez. Más de 3.000 personas, 400 según la Delegación del Gobierno, formaron parte de la manifestación de Mérida, donde se ha defendido desde el sistema de pensiones a unas infraestructuras igualdad, una mejora salarial y unas pensiones dignas para los jubilados. Alrededor de un millar de personas se dieron cita en Palma.

Últimas noticias