MENÚ
miércoles 18 septiembre 2019
04:29
Actualizado

«La industria española ha realizado una labor titánica»

  • Xavier Armengol es Vicepresidente de Industry de Schneider Electric /JAVIER FDEZ.–LARGO
    Xavier Armengol es Vicepresidente de Industry de Schneider Electric /JAVIER FDEZ.–LARGO

Tiempo de lectura 8 min.

21 de enero de 2019. 12:26h

Comentada
Redacción.  21/1/2019

ETIQUETAS

En un momento en el que continuamente oímos a nuestro alrededor la gran disrupción que va a suponer la inteligencia artificial, machine Learning, blockchain o IoT hablamos con Xavier Armengol de los retos a los que se enfrenta en su nueva posición, del estado y prioridades de la industria española y de talento, algo que nuestro entrevistado considera como algo totalmente crítico.

– Hace pocas semanas que le han nombrado vicepresidente de Industry de Schneider Electric. ¿Qué retos tiene?

– Más que restos afrontamos muchas oportunidades. La industria está en plena transformación. La cuarta revolución industrial de la que oímos hablar es una realidad, pero es una revolución diferente que transformará la forma en la que fabricamos pero que sobre todo transformará los modelos de negocio. Y, esto es una enorme oportunidad para que industrias como la española y la portuguesa den un paso al frente y aspiren a situarse a niveles hasta ahora inimaginables. Y, mi voluntad y la de mi equipo, es continuar ayudándolos a lograrlo. Ser sus compañeros de viaje en este reto apasionante y que, lo queramos ver o no, está ya sobre nuestras mesas.

– Acumula toda una carrera profesional al lado de la industria española, ¿cuál es el estado de nuestra industria hoy?

– Históricamente venimos de una mezcla entre grandes inversiones manufactureras, normalmente de la mano de grandes multinacionales, un pequeño número de empresas españolas de las que diríamos de gran tamaño y, lo más importante un amplísimo y variado tejido de pequeñas y medianas empresas focalizadas en distintos nichos de mercado que son la verdadera fuente de riqueza y generación de empleo en España. Como muchos, estoy convencido de que el futuro de la industria pasa porque esa pequeña y mediana empresa crezca y sea más competitiva a nivel internacional. Es cierto que debido a su tamaño pueden ser más vulnerables a las disrupciones tecnológicas, pero están dotadas de una flexibilidad y de una agilidad, que debemos saber aprovechar.

– ¿Cuál es el nivel de adopción de estas nuevas tecnologías por parte de nuestras industrias?

– Tenemos que tener en cuenta que nuestra industria ha vivido duros años de crisis en los que su prioridad era mantener a flote sus negocios, algo que logró en parte gracias a una fuerte vocación de internacionalización que la ha llevado a buscar nuevos mercados. La verdad es que, si miramos ahora con perspectiva, ha realizado una labor titánica. Pero en el camino ha visto muy limitada su inversión y, por tanto, la capacidad de readaptar sus estructuras productivas a las necesidades del mercado. Ahora, urge abordar la transformación digital de nuestra industria, algo que es más complejo que la internacionalización. Ésta tenía mucho de osadía, de coger la maleta y buscar nuevas oportunidades más allá de nuestras fronteras. Ahora hablamosde tecnología, de talento, de ser capaces de integrarse en ecosistemas, de forjar alianzas...Sin duda un entorno más complejo, pero en el que estoy convencido podemos ayudarles.

– ¿De sus palabras debo entender que estamos pues lejos de la Industria 4.0?

– Sí, en líneas generales podemos afirmar que estamos lejos y que nos queda mucho recorrido. Pero en este análisis debemos diferenciar lo que es la industria más tradicional, básicamente orientada a la productividad y que tiene por delante un gran recorrido, de otras industrias en la que estamos viendo que plantean ya desde el inicio fábricas con una fuerte visión de digitalización, automatización y control de datos. Pero la realidad, es que la mayoría de las fábricas españolas son pequeñas, tienen más de 50 años y necesitan urgentemente inversiones para adaptar sus instalaciones y activos y afrontar con éxito el futuro.

–¿Cómo pueden estas fábricas abordar esta digitalización?

– Para empezar, muchos de sus activos que ya están amortizados pueden mejorar sus capacidades y aumentar su vida útil. Tecnologías como el Machine Learning están a su alcance y con un retorno de la inversión muy rápido. Otro eje prioritario es aumentar el conocimiento y el control que tienen de los costes vinculados a sus procesos. Todavía hoy, hay fábricas que carecen de la capacidad de calcular el coste de cada unidad producida –cuánto cuesta la energía, la mano de obra...–. Con un conocimiento completo de los costes, no solo puedes trabajar de forma más eficiente en su reducción, sino también disponer de información valiosa en el momento de diversificar y de conseguir un mayor valor de todo lo que se produce. Mi consejo, cuando nos sentamos por primera vez con los directivos y directivas de estas industrias es siempre el mismo. Empecemos por una prueba de concepto, que nos permita trabajar de forma progresiva, sin interrumpir la producción y de forma no invasiva y a partir de ahí continuemos avanzando.

– ¿Cómo vive la industria la escalada de precios de la energía?

– La industria es uno de los grandes consumidores de energía. El mundo se está electrificando y la industria no es una excepción. Es lógico pues el clima de preocupación que se está generando ante el creciente coste de la energía, que ya es hoy uno de los principales costes –en muchos casos por encima de la mano de obra–. Hay que empezar a estudiar los nuevos modelos de contratación que poco a poco están irrumpiendo en España como las PPAs, por ejemplo. En paralelo, hay que digitalizar el coste de la energía para poder así controlarla y supervisarla y aplicar medidas activas que nos permitan ser mucho más eficientes. El potencial de eficiencia energética de la industria es enorme, nuestros expertos estiman que un 42% todavía no se ha explorado, por lo que el espacio para mejorar es grande.

– ¿Qué características deben definir el liderazgo del siglo XXI?

– Tengo clarísimo que hay una característica vital en el líder de cualquier empresa y es su capacidad de crear, atraer y desarrollar a un equipo con un talento igual o superior al suyo. No tiene que preocuparte que los tuyos sean mejores que tú, es más tienes que crearles el espacio para que puedan serlo, para que se desarrollen.

– En este entorno altamente tecnológico, ¿cuál es el papel de la ingeniería?

– El mundo de la ingeniería se está abriendo. El futuro tiene componentes técnicos y no técnicos, todas esas capacidades que llamamos «soft» son cada vez más importantes. Si miro a mi equipo hemos pasado de casi todos ingenieros e ingenieras a incorporar cada vez más economistas, sociólogos, filósofos....gente de diferentes orígenes y perspectivas.

EL PERFIL

A este ingeniero de voz pausada y reflexiva se le ilumina la mirada cuando habla de tecnología y de su equipo. Hace pocas semanas que la multinacional Schneider Electric ha situado a Xavier Armengol al frente del negocio de Industry en España y Portugal, un negocio que conoce bien y al que ha dedicado gran parte de su carrera. Sostiene que la revolución tecnológica ofrece a la industria española y portuguesa una gran oportunidad para situarse en niveles inimaginables hasta ahora.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs