Sociedad

Educación mantiene su estrategia de presencialidad, grupos burbuja, distancia y mascarillas

La propuesta aprobada no presenta ningún cambio sobre lo acordado en mayo entre el ministerio que dirige Pilar Alegría y Sanidad

Thumbnail

Garantizar la presencialidad para todos los niveles y etapas. Esa es la máxima imperante en la estrategia que se seguirá en el inicio del nuevo curso escolar y que acaba de ser aprobada por el Gobierno y las comunidades autónomas durante la Conferencia Sectorial de Educación.

La propuesta es continuista con respecto a la del curso 20-21 y estará caracterizada por la presencialidad en todas las etapas educativas- siempre con mascarilla- grupos burbuja estables, menos distancia interpersonal- que pasa de 1,5 metros a 1,2- y el mantenimiento de las demás medidas sanitarias (ventilación, limpieza y desinfección de instalaciones). La defensa de la presencialidad llega al punto de que la suspensión generalizada de la actividad lectiva presencial de forma unilateral por parte de una comunidad autónoma únicamente se adoptará ante situaciones excepcionales.

La ministra mantiene que este curso no va a ser “igual” que el curso pasado, en cierto modo, por el “ritmo exitoso” de la vacunación en nuestro país. “Contamos con la herramienta más eficaz, la vacunación”, ha destacado Pilar Alegría, que ha recordado que el 61,7% de los jóvenes de entre 12 y 19 años cuenta con al menos una dosis y que “prácticamente” el 100% de los docentes tiene la pauta completa.

Sin embargo, el avance de la variante Delta, más transmisible y que ya es responsable de más del 90% de los contagios en España y el hecho de que los menores de 12 años vayan a comenzar el curso sin vacunar, son dos argumentos de peso para no bajar la guardia. “Esta es la situación de inicio, si la situación epidemiológica va mejorando, iremos flexibilizando medidas porque así lo determinarán las autoridades sanitarias, pero hoy por hoy la prudencia ha sido clave en el éxito educativo y por eso seguiremos aludiendo a ella”, ha afirmado Alegría.

A vueltas con las ratios

Lo acordado establece que dentro del aula habrá grupos formados por un número limitado de alumnos/as (20 en Infantil y 25 en Primaria) junto al tutor/a ,garantizando la estanqueidad en todas las actividades que se realicen dentro del centro educativo y evitando la interacción con otros grupos.

En relación con las ratios, la ministra recordaba hace unos días “el esfuerzo realizado el pasado curso para la contratación de personal docente” ante la rebaja del número de alumnos por clase que requería el curso 20-21. Gobierno central y comunidades autónomas pactaron en mayo recuperar las ratios prepandemia de cara a septiembre, si bien el Ministerio pidió a los gobiernos autonómicos que mantuvieran el profesorado que fue contratado como refuerzo.

Sin embargo, hay voces discordantes. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) cree que “no es admisible” empezar el curso con las ratios prepandemia. Además, pide a Educación “liderazgo y coordinación” con las autonomías para mantener a los casi 40.000 docentes de refuerzo que se contrataron el curso anterior que se reduzcan las ratios para afrontar la vuelta al colegio.

En los últimos diez años, coincidiendo con la anterior crisis económica y los recortes en las comunidades autónomas, las plantillas se vieron mermadas con 16.922 docentes, empezando a recuperar a parte de estos profesionales solo en el último curso, con motivo de la pandemia.

Sin embargo, de cara al nuevo curso, la ratio de alumnos aumentará y volverá a los niveles establecidos antes de la crisis sanitaria, que son los establecidos desde 1990, explica la nota del sindicato. “Esto implica que los desdobles y los refuerzos de profesorado que hubo el curso pasado desaparecen, a no ser que alguna comunidad autónoma decida mantenerlos, a pesar de que se han demostrado imprescindibles para luchar contra el fracaso escolar y abandono educativo”, dos problemas estructurales del sistema educativo.