Robles visita mañana a los militares que luchan contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo

Felicitará la Navidad a los miembros del destacamento “Grappa”, que vigilan con su avión esta ruta migratoria en la que desde marzo no hay buques militares

La ministra: los hombres y mujeres 'boinas verdes' son un ejemplo en el mundo
La ministra de Defensa en funciones, Margarita RoblesManuel LorenzoEFE

La ministra de Defensa y Asuntos Exteriores en funciones, Margarita Robles, visita mañana la base italiana de Sigonella, en Sicilia, donde se encuentra el destacamento aéreo español “Grappa”, encargado de luchar contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo en el marco de la operación “Sophia” de la UE. Y viaja hasta allí para felicitar las fiestas a los 39 efectivos del Ejército del Aire que, con su avión “D4”, patrullan esta ruta migratoria en busca de barcazas a la deriva y barcos nodriza de las mafias. Y es que desde marzo “Sophia” no despliega buques militares en la zona ante las continuas batallas entre los países sobre el destino de las personas que estos rescataban.

Está previsto que Robles llegue a primera hora a la base, donde le recibirá el jefe del contingente español, coronel Alejandro García Sipois. Allí, la ministra será informada sobre los detalles de una misión que no sólo está en entredicho, sino que está abocada al fracaso y cuyo “nuevo final” está fechado para marzo de 2020.

Con este viaje, Robles quiere mostrar el compromiso de España con esta operación, en la que las Fuerzas Armadas españolas han participado desde su nacimiento en 2015, tanto con aviones de vigilancia como con fragatas. De hecho, hasta el pasado mes de marzo los buques españoles habían rescatado a más de 15.000 personas que trataban de llegar a Europa a bordo de barcazas repletas y a punto de hundirse.

Defensa se ha mostrado siempre partidaria de la continuidad de esta misión y el pasado agosto Robles cargó contra el entonces ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, por sus “políticas xenófobas”, al tiempo que le culpaba del fracaso de la misión. Además, mostraba el interés de España por la continuidad de “Sophia” y por seguir contribuyendo de nuevo con barcos de la Armada.

Además, Robles aprovechará su viaje para reunirse con los militares españoles que forman parte del Sistema de Vigilancia Terrestre de la Alianza (AGS, por sus siglas en inglés). Se trata de una unidad de la OTAN, con base también en Sigonella, que contará con cinco drones “RQ-4D” para vigilar el territorio aliado.

En la actualidad, el destacamento “Grappa” está formado por 39 efectivos del 801 escuadrón de Fuerzas Aéreas (con base en Palma), desplegados junto a su avión de vigilancia marítima “D4”. Desde el inicio de la operación en 2015, han realizado 623 misiones y han cumplido 4.259 horas de vuelo.

Su misión es la de patrullar el Mediterráneo en busca de pateras o embarcaciones sospechosas de traficar con personas. De media, vuelan unas seis horas al día y toman cerca de 300 imágenes, las cuales remiten en tiempo real al Cuartel General de la Fuerza de la misión. En el caso de que se trate de una emergencia, será el Cuartel el que alerte al Centro de Coordinación de Rescate Marítimo.

Junto al destacamento español, también vigilan el Mediterráneo otros cuatro aviones (de Italia, Francia, Luxemburgo y Polonia) y un drón “Predator” italiano.