Moncloa reconoce “obstáculos” pero se aferra a las palabras de Junqueras en favor de la negociación

El Gobierno hace suya la resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y asegura que “Puigdemont tiene cuentas pendientes que tendrá que sustanciar”

Thumbnail

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la inmunidad de Oriol Junqueras ha supuesto un varapalo para las expectativas del Gobierno de cara a una investidura inminente. Aunque en Moncloa aseguran que “no renuncian” a conseguirla antes de fin de año, “mejor la próxima semana que la siguiente”, lo cierto es que Isabel Celaá ha dejado en suspenso el calendario más optimista, asegurando que “nada me gustaría más que decir que será cuanto antes, pero no puedo”.

Desde que se conociera el fallo, el Gobierno ha hecho una continua apelación a separar la esfera política de la judicial y aunque se reconoce que la sentencia ha supuesto un “obstáculo”, la portavoz del Ejecutivo ha hecho hoy un llamamiento, desde la mesa del Consejo de Ministros, para que no lo sea. “Desde luego que para el PSOE no lo es”, ha señalado Celaá, al tiempo que se ha referido a la entrevista al líder de ERC, Oriol Junqueras, publicada hoy por Catalunya Ràdio en la que aseguraba que “la negociación no se debe paralizar en ningún caso”. Estas declaraciones se hicieron, no obstante, antes de que su partido anunciara que congelaba el diálogo con el PSOE y en Moncloa se aferran a este pronunciamiento previo para “que lo jurídico no se plantee como un obstáculo político”.

La portavoz ha hecho suya la resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y ha intentado dotar de cierta independencia a la Abogacía del Estado, a pesar de recordar que no forma parte del Poder Judicial. “El Gobierno no da instrucciones ah hoc a la Abogacía que se rige por principios de legalidad”, ha señalado Celaá, a colación de que ERC pide un pronunciamiento favorable de éste órgano para volver a la mesa de negociación. En cuanto a Carles Puigdemont, el Gobierno ha querido reseñar que “tiene cuentas pendientes que tendrá que sustanciar”.