Tres albañiles marroquíes componían una célula ultrasecreta para la captación de yihadistas en Cataluña

Pertenecían a Hizb Ut Tahrir y mandaban combatientes a Siria

Se hacían llamar la “célula de Badalona” y estaba compuesta por tres hermanos marroquíes que se dedicaban a captar a jóvenes para integrarlos en Daesh (Estado Islámico, Isis). A uno de ello lo enviaron a Siria y murió en combate. Pertenecían a una organización salfista ultra secreta, Hizb Ut Tahrir (Partido de la LIberación Islámica). En su vida habitual eran albañiles, su situación en España era legal, hasta el punto de que uno tenía DNI. La titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, María Tardón, ha acordado prisión provisional para estos tres individuos por los presuntos delitos de capacitación para cometer actos terroristas y pertenencia a grupo terrorista.

Las primeras noticias de la existencia de esta célula se tuvieron tras la muerte en combate, en 2016 en Siria, del marroquí Mohamed Kraouch. Había llegado a este país en 2014 desde España. Tirando del hilo, se obtuvieron las evidencias iniciales.

De hecho, la fase central de la investigación de la Comisaría General de Información (CGI) y de la Brigada Provincial de Información (BPI) comenzó hace año y medio cuando se detectó que estos individuos estarían realizando labores de captación y adoctrinamiento de varias personas de su entorno. El posterior avance en las pesquisas permitió relacionar a los arrestados con la radicalización e inmersión en el ideario yihadista del citado ciudadano de origen marroquí que se desplazó a Siria.

Mantenían reuniones periódicas con un reducido grupo de personas a las que aleccionaban con mensajes sobre la instauración del “Califato universal”. Durante el proceso de adoctrinamiento, se les proporcionaba contenido radical en el que se incitaba a la yihad. La ”Célula de Badalona” había reclutado a varios jóvenes más, que estaban siendo sometidos a un proceso de radicalización en estado avanzado.

Desde el comienzo de la investigación los agentes comprobaron que adoptaban escrupulosas medidas de seguridad en la realización de sus reuniones clandestinas para evitar ser detectados por los servicios policiales. Dejaban ekl teléfono en sus casas. Realizaban maniobras de distracción en las entradas y salidas de los lugares donde se reunían; lo hacían de forma escalonada y bajo la supervisión de algún miembro. Incluso se llegó a detectar a alguno de los asistentes controlaba vehículos y personas en las inmediaciones de los domicilios.

A los arrestados se les ha intervenido numeroso material electrónico, terminales telefónicos y documentación, que están siendo analizados. Los tres han ingresado en prisión. Aunque no les aleccionaban en técnicas de combate, convertían a los adeptos en terroristas potenciales que, en cualquier momento, podían actuar como “lobos” solitarios o en el seno de células yihadistas.

Hizb ut-Tahrir fue fundado en 1953 en Jerusalén. Desde entonces, se ha extendido a más de 50 países, y se ha convertido en una organización ultrasecreta que cuenta con centenares de miles de adeptos. Sus miembros se reúnen, como pasaba en Badalona, en pequeños círculos privados para promover el “califato mundial”, objetivo en el que coinciden con Daesh y Al Qaeda. Promueven la implantación del Islam más rigorista, la Sharia.

La Comisaría General de Información ha llevado a cabo una intensificación en la lucha antiterrorista en España en lo que va de año, con seis operaciones y la detención de 13 presuntos yihadistas.