Un inmigrante fallecido en un salto masivo por el vallado de Melilla

Lo han intentado unos 300, han entrado 30 y el subsahariano ha muerto por causas naturales

Un inmigrante ha fallecido esta mañana, en principio por causas naturales, en un intento de salto masivo del vallado de Melilla, según han informado a LA RAZÓN fuentes solventes.

A las 6:30 lo han intentado unos 300 por la zona del Barrio Chino, cerca de Quinto Pino. Tres agentes de la Guardia Civil han resultado heridos al igual que ocho inmigrantes, con golpes y magulladuras leves. Como consecuencia del salto, se ha provocado una avalancha de personas, al ser empujados los guardias. Uno de ellos tiene el hombro dislocado, otro un corte en la cabeza y un tercero con una bajada de azúcar.

Con la frontera cerrada a cal y canto y mientras avanzan las obras del nuevo vallado, unos 300 inmigrantes han intentado esta madrugada saltar la valla fronteriza de Melilla, aunque sólo 30 lo han conseguido; el resto, han sido interceptados por las Fuerzas de Seguridad marroquíes.

Los inmigrantes observan desde Marruecos cómo avanzan las obras del nuevo vallado que, en principio, hará mucho más difícil los saltos. Por ello, los que aguardan al otro lado de la frontera tratan de entrar en España a la desesperada pese la situación generada por el Covid.

El pasado mes de abril otros 260 inmigrantes intentaron saltar la valla simultáneamente y, al igual que en esta ocasión, solo lograron su objetivo medio centenar.

“Hay que lamentar el fallecimiento de un migrante, al parecer por causas naturales. Se activaron los servicios sanitarios acudiendo efectivos del 061 y Cruz Roja y al migrante se le practicó la reanimación cardiopulmonar, pero lamentablemente se certificó poco después su fallecimiento”, informaron fuentes oficiales a este periódico´. Se ha activado el protocolo de policía judicial, con el forense, para el levantamiento del cadáver.

Por su parte , la Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC) ha señalado que que hay que aumentar el número de efectivos a las vallas de Ceuta y Melilla, “porque los inmigrantes se encuentran cada vez más desesperados ante la imposibilidad de lograr sus objetivos, la epidemia de coronavirus que azota tristemente a este colectivo que vive en unas condiciones infrahumanas y con escasez de alimentación y todo tipo de medios de los países que proceden (...) AEGC solicita que se realicen las pruebas de coronavirus a los inmigrantes pues algunos de ellos han dado ya positivo, se proceda a poner en marcha los protocolos de actuación para prevenir entre nuestros compañeros y sus familias este virus, como venimos reiterando durante muchos al Ministerio del Interior”.