Bélgica aprueba la extradición de la “etarra de las mariscadas”

A Natividad Jáuregui se le imputan varios asesinatos, entre ellos el de un teniente coronel en Bilbao

La etarra Natividad Jáuregui, «Pepona», imparte en la actualidad clases de cocina en la ciudad belga de Gante / Efe

Es conocida como la "etarra de las mariscadas por haber colgado, sonriente, fotos en las redes sociales en las que se le veía degustando unos langostinos, rodeada de amigos, en una fiesta celebrada en Bélgica, donde reside. Ha logrado eludir hasta ahora las peticiones de entrega que ha hecho España, con el argumento de que la iban a torturar, pero hoy el Tribunal de Gante ha decidido extraditarla a nuestro país. Se trata de Natividad Jáuregui, Pepona, a quien la Justicia española reclama por atentados cometidos en los años 80.

Entre los crímenes que le imputaban, cuando formó parte del “comando Vizcaya, está el asesinato, el 19 de marzo de 1981, del teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche cuando éste salía de misa en la Basílica de Begoña en Bilbao. A “Pepona” se le relaciona con otras cinco muertes.

“La decisión no es definitiva. Vamos a recurrir al Tribunal de Casación”, ha afirmado su abogado, Paul Bekaert, tras explicar que todavía no hay fecha para la vista en el tribunal, ubicado en Bruselas, aunque ha considerado que será “en unas semanas”.

La Justicia belga había denegado la extradición de Jáuregui en 2004, 2005 y 2015 al “presumir” que España podría violar los derechos humanos de la etarra, un argumento que rechazó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo porque la Justicia belga no examinó de forma completa este riesgo ni tampoco las euroórdenes emitidas por España