Alfonso Guerra y exdirigentes del PSOE firman un texto contra la enmienda del castellano

La campaña impulsada por históricos del PSOE lleva ya más de 115.000 firmas recogidas en contra de que desaparezca el papel vehicular del castellano

El exvicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, en una imagen de archivo

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra se ha sumado a la iniciativa impulsada por los dirigentes socialistas Antonio Miguel Carmona y Zenón Jiménez Ridruejo en la plataforma ‘change.org’ en defensa del carácter vehicular del castellano y contra la enmienda transaccional acordada entre PSOE, Unidas Podemos y ERC a la ley Celáa.

La campaña sumaba más de 115.000 firmas este viernes, cuando el Gobierno ha aprobado en la Comisión de Educación y Formación Profesional del Congreso el dictamen de la Ponencia sobre la ‘Ley Celaá’, con los votos a favor de PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV y Más País.

El apoyo conseguido este viernes en la comisión, no sería suficiente para el Ejecutivo en el Pleno del Congreso de la próxima semana, en donde el dictamen será de nuevo debatido y deberá ser ratificado por mayoría absoluta (176 diputados), ya que se trata de una reforma de una ley orgánica, y continuar su tramitación en el Senado.

Entre los firmantes de esta iniciativa se encuentran socialistas como el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, los expresidentes del Senado Juan José Laborda y Javier Rojo; el exsecretario general de la Seguridad Social Adolfo Jiménez; el exsecretario general de UGT Cándido Méndez; la decana Lidia Falcón; exministros como César Antonio Molina, José Barrionuevo o Julián García Vargas y el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, o el exseleccionador de balonmano Juan de Dios Román, entre otros.

En un comunicado, Carmona explicó que “está de acuerdo con el Proyecto de Educación de Isabel Celáa, aprobado en el Consejo de Ministros, firmado por el presidente del Gobierno (PSOE) y presentado para su tramitación en el Congreso de los Diputados, donde dice que ‘el castellano es la lengua vehicular en España’. Nada de acuerdo con la enmienda de ERC que suprime esa parte”.

Para Carmona, la diputada de ERC Montse Bassa “es la que más claro lo tiene cuando dice que el español podrá enseñarse en Cataluña, no como vehicular, sino como el inglés o el francés”. En esta línea, ha censurado que “los independentistas confunden inmersión con sumersión cuando no sumisión. Y eso no va con nuestro carácter”.

Defendemos a todos los idiomas españoles. Al vasco, al catalán, al gallego y al castellano. Cualquier agresión a cualquiera de ellos tendrá nuestra reprobación”, ha advertido Carmona, al tiempo que ha aclarado que la posición del PSOE “ha sido siempre la misma” y que pasa por “la defensa de todos los idiomas, el carácter común y vehicular del castellano y la cooficialidad en los territorios”.

“Un error histórico”

La petición ha sido acompañada por un manifiesto en el que reivindican que "el español es el idioma de todos y cada uno de los españoles, la base de nuestra cultura, diversa y plural, la principal garantía de la unidad cuya capacidad vehicular nos enriquece".

Además, recuerda que el artículo 3 de la Constitución Española establece que el castellano es la lengua española oficial del Estado y que todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla, así como que las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

El texto ha lamentado que "tristemente de facto" el castellano ya no es lengua vehicular en la enseñanza en algunas comunidades autónomas y que "la enmienda consagra un error histórico". Así, han plasmado que "cabe en este contexto especular" acerca de los motivos del Gobierno que han llevado a modificar el texto original. "Sin duda las exigencias de la aprobación del proyecto de Presupuestos, presentado días pasados, han debido ser relevantes a la hora de tomar dicha decisión", ha sugerido.

“No nos oponemos a que se estudie el español como lengua, como lo puede ser el inglés o el francés, pero en ningún caso vehicular”, han aclarado. Eso sí, han reivindicado que “se respete la evidente naturaleza vehicular del idioma castellano en el contexto de la actividad educativa en todo el territorio español”.