Alfonso Guerra asegura que “hay muchos socialistas con un nudo en la garganta" por los acuerdos con Bildu

El exvicepresidente del Gobierno carga contra Sánchez por sus “decisiones autoritarias” y afirma que “no hay democracia si se persigue una lengua”

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra. EFE/Cabalar

Las presiones arrecian sobre Moncloa. Tanto desde dentro como desde fuera de su partido. La pulsión territorial que logró doblegar la voluntad de Pedro Sánchez en 2015 para que no pactara con quienes defienden «la autodeterminación y las consultas que buscan el enfrentamiento» se ha diluido casi por completo. Por un lado, los barones socialistas como el presidente de Aragón, Javier Lambán; el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, o el de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que no ocultan que la opción de Ciudadanos para pactar las cuentas públicas es la prioritaria para ellos, al tiempo que rechazan unos presupuestos a “cualquier precio”.

A estas voces se unía también el socialismo histórico como la de Joaquín Leguina que aseguró en una entrevista en LA RAZÓN que el “PSOE no es un partido democrático, sino que es el partido de Sánchez” o la del ex ministro de Cultura, César Antonio Molina calificando de “incomprensible” el apoyo de los batasunos a las Cuentas. Hoy se suma otra voz crítica más contra Sánchez, la del exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra quien tildó de “despreciable” el apoyo de EH Bildu a los Presupuestos Generales del Estado y advirtió de que con esos pactos “hay que pagar mucho peaje”. También ha cargado contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por liderar un Ejecutivo que dijo “no es natural” y en el que se toman “decisiones muy autoritarias”.

En una entrevista en “La hora de la 1” Guerra ha asegurado que “hay muchos españoles y muchos socialistas con un nudo en la garganta”. Un grito que no sale, pero que están deseando gritarlo: ‘¡Con Bildu no, con Bildu no!’. Tal cual lo decía el presidente”, dijo. Asimismo, indicó que el problema no está en acercar a presos de ETA, sino si eso se hace por un “intercambio de votos” . Por ello, sobre los pactos subrayó que "hay que ser muy claro” y, aunque “estoy en las antípodas del pensamiento del PP, si me preguntan de dónde estoy más lejos, del PP o Bildu, lo tengo clarísimo: Bildu”, sentenció.

Guerra también recordó las palabras de Sánchez cuando afirmaba que “no podría dormir con Iglesias en Moncloa", y sin embargo, criticó, “ahora duerme con él”. Además, apuntó que, los ministros que lanzaron “graves acusaciones” al Rey deberían haber sido “cesados”.

Defensa del castellano

Alfonso Guerra también criticó la enmienda de la “Ley Celáa” que elimina el castellano como lengua vehicular al considerar que se trata de decisiones “absurdas” que tienen una “repercusión simbólica” para la sociedad. El exvicepresidencia socialista recordó que en Cataluña se hizo un sondeo sobre cuál era la lengua habitual de sus ciudadanos: “El 68% dijo que el castellano”, apuntó mientras que el mismo sondeo realizado en el Parlamento dieron la respuesta el 7%. “Hay una diferencia de calas muy grande entre lo que hablan los catalanes y lo que hablan los políticos catalanes”. Guerra subrayó que ese es “el problema”: “Desde la estructura política, el castellano no existe”.

Aseguró que “hay un principio, me parece a mí, en la historia, y es que cuando una sociedad acepta lo absurdo sin reaccionar es una sociedad en decadencia”. Además, adviertió de que “el español se va a tratar como una lengua extranjera en España. Es un absurdo tan tremendo que si la sociedad asume sin reaccionar, está en decadencia" y consideró que "cuando esto se asume así es que la sociedad va hacia atrás”.

El exvicepresidente recordó que en Cataluña todos los carteles están en catalán y se preguntó por qué no en castellano también. “No hay un régimen democrático si se persigue a una lengua, no es posible”.