Elevadas dosis de ansiolíticos y un plan para asesinar a la menor: así fue el caso Asunta

El caso conmocionó a toda España en 2013 cuando tras la denuncia de Rosario y Alfonso apareció de la pequeña en un pista forestal

El caso de la niña Asunta conmocionó la toda España en 2013. Rosario Porto, que se acaba de quitar la vida en la cárcel de Brieva, y Alfonso Basterra denunciaron la desaparición de su hija, Asunta Yong Fang, una niña de 12 años de origen chino, adoptada por el entonces matrimonio, ahora separado, cuando apenas tenía un año.

Tras la denuncia, solo un día después, dos viandantes hallaron el cadáver de la pequeña en una pista forestal cercana a un chalet propiedad de Porto, en el municipio coruñés de Teo. Junto al cuerpo aparecen restos de cuerda, idénticos a los que horas después la policía judicial halló en el citado chalet.

Rápidamente la madre fue e imputada de un presunto delito de homicidio por “las incongruencias y ambigüedades”, así como por las “versiones contradictorias” en sus declaraciones y al día siguiente lo sería el padre al que detuvieron. Los dos fueron enviados a prisión.

No en vano, lo análisis toxicológicos de la niña revelaron dosis elevadas de ansiolíticos en el cadáver de Asunta. Según el sumario, los padres tenían un plan organizado para matar a la menor. En octubre de 2015, un juzgado declaró culpables a los padres y fueron condenados a 18 años de cárcel.

Las incógnitas del caso Asunta

Sin embargo, el caso dejó muchas incógnitas, por ejemplo, ¿cuál fue el motivo del asesinato? El de Asunta es un asesinato que nadie entiende porque no tenía un seguro de vida a su nombre ni tampoco grandes posesiones y tampoco se trató de un ataque de rabia incontrolado ya que la investigación determinó que se trató de algo planificado. Tampoco se sabe a ciencia cierta por qué drogaban a la pequeña ya que la sentencia consideró probado que al menos en tres ocasiones en los meses previos al crimen, Alfonso aprovechaba cuando la menor se quedaba a dormir en su casa para suministrarle Orfidal.