Cifuentes: “Realmente, no defiendo el TFM, lo entrego y explico las líneas generales, fue un acto muy informal”

Admite que sólo tenía relación con el fallecido Álvarez-Conde y que no conserva copia de ninguno de los trabajos realizados durante el Máster

Thumbnail

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes declaró esta mañana en la Audiencia Provincial de Madrid que no conserva “los papeles” de los trabajos que realizó Máster en 2012 en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC), y que “probablemente” los destruyó, dado que “no tenía ningún interés” en guardarlos, al igual que no guardó ningún trabajo de su etapa académica. Además, aseguró que se le permitió matricularse fuera de plazo. La Fiscalía solicita para Cifuentes tres años y tres meses de cárcel como presunta inductora de la falsificación del acta en la que constaba que tenía todas las asignaturas aprobadas.

Sobre ese Máster, señaló que la relación con la universidad la realizaba a través del catedrático Enrique Álvarez Conde, que era a quien enviaba todos los trabajos de las distintas asignaturas. Es decir, Cifuentes no remitía los trabajos a los profesores de las asignaturas y todo lo gestionaba con el fallecido catedrático, sin tener relación alguno con ninguno de ellos. “Cuando tenía los trabajos hechos, los mandaba en papel -a Álvarez Conde- a través de alguien del equipo o de mi gabinete”, señaló al respecto.

En cuanto al Trabajo de Fin de Máster también señaló que el mismo no lo ha “encontrado”, pese a que lo buscó y guardó una copia. “Quizá tenga que ver con el hecho de que mi vida como delegada -del Gobierno- era muy complicada. Tuve dos mudanza de edificios y cinco mudanzas de despachos, para que se haga idea de esos traslados y me he mudado a dos domicilios más pequeños.... No tengo esos papeles. Probablemente los destruí cuando obtuve las calificaciones”, recalcó al respecto Cifuentes.

Sobre la defensa del mismo, indicó que se produjo el 2 de junio de 2014 y que ese acto se realizó en un despacho y de “manera informal” ante “dos o tres personas” a las que no conocía y también desconocía si formaban o no el tribunal. “Realmente yo no defiendo mi trabajo: yo entrego el trabajo y lo explico en línea generales. Me sorprendo porque fue un acto muy informal”

Sobre los motivos por los que recogió el título de Máster en 2017, cuando lo había solicitado en 2014 señaló que ello venía a avalar que no le “aportaba nada” en su carrera profesional, ya que no pensó en ningún momento en dedicarse a la docencia.

Además de a Cifuentes, se juzga a la entonces profesora de la URJC Cecilia Rosado y a la exasesora de la Consejería de Educación, María Teresa Feito. La exdirigente popular se enfrenta a una petición fiscal de tres años y tres meses de cárcel, la misma pena que se pide para Feito.

Rosado ratificó el primer día de la vista la falsificación del acta a instancias de “presiones” por parte del exdirector del Instituto de Derecho Público de la URJC Enrique Álarez Conde, fallecido en 2019, y Feito.